“Que se jodan”

julio 13, 2012

Ella dice que no lo dijo, la verdad es que importa poco si  en ese momento grito “Viva Honduras” o “ que se jodan los sociatas”,  en el vídeo se la ve aplaudiendo mientras Rajoy, con su cara de registrador de la propiedad anuncia los recortes a los parados.

Estar parado es triste, es doloroso y se pasa mal, si además de parado eres padre o madre de familia la cosa se complica. Todo el mundo no tiene un padre expresidente de la ciudad con el único aeropuerto que jamás se utilizó, un padre que podría haberla colocado de azafata en esos vuelos…

La mayoría de los españoles no tienen un padre influyente , ni un padrino, ni unos favores que cobrar y andan parados o trabajando en empleos basuras.

Ella aplaude mientras los españoles y las españolas se nos encoge el alma y las vísceras,  aplaude a un presidente que anuncia unas medidas atroces sin que le cambie el gesto.

Hay gente que piensa igual que ella, y que Mariano, que si te quitan dinero seguramente buscarás empleo con más ganas, claro que a lo mejor aceptas trabajar diez horas diarias por un sueldo que te de  sólo para comer o para pagar la hipoteca, que te dejará  malvivir y hará rico a los de siempre.

Ellos no se recortan ni  las dietas. Ni las asistencias a Plenos, ni las comparecencias.

Ni sus sueldos vitalicios por malservir al pueblo.

La verdad es que andamos jodidos los de en medio, los de abajo y los del subsuelo, hasta los abisales no tienen donde rebuscar en las basuras porque ya nos comemos hasta las cáscaras.

Pero está feo que lo diga una diputada que además cobra por hacerlo.


Patriota

julio 11, 2012

Imagen

Me duele España.

Cada vez que oigo las noticias o hay una comparecencia del Presidente del Gobierno me duele, empieza subiendo el dolor  en el estomago y me estrangula el esófago pasando por los pulmones.

 No es angustia sino dolor.

Recuerdo a la generación del 98 y los entiendo con las vísceras por primera vez

Soy española, me emociona se ganemos el Mundial,  la Eurocopa, aunque yo me pondría tres colores en la cara, por aquello del violeta, no enarbolo banderas, no grito el himno, no sé demostrar que soy española porque sencillamente lo soy, al igual que soy mujer.

A los de izquierdas siempre nos piden pruebas de patriotismo.

Yo no sé decir patria ni rey, ni siquiera puedo cuadrarme si oigo el himno, nunca llevé banderitas pegadas en el reloj, que no uso, ni juré bandera en un acto público cuando se me ofreció. Pero soy española.

No he defraudado jamás a Hacienda, utilizo lo público con más cuidado que lo privado, consumo productos españoles. Adoro mi lengua y la trato con delicadeza y cuidado aunque respete de la misma manera otras lenguas

Amo a mi pais, y a mis paisanos, me gusta España y los españoles y españolas.

No me voy a ir, ni siquiera voy a renegar por muy difícil que nos lo ponga este gobierno, aunque me partan el corazón los mineros, los parados de Ceuta que se suben a las gruas, las colas del Inem, las bolsas de que reparten las ongs… la gente haciendo cola en servicios sociales. Los dependientes que se quedan sin prestaciones, los jubilados que deben pagar sus medicinas, la subida del pan y de la leche…

Los parados con su recorte del diez por ciento, los funcionarios pobres que se quedan sin su paga en Navidad.

Me duele España.

Así que yo, que jamás canté el himno salvo cuando era obligatorio en el colegio, ni me puse bandera, ni la juré, ni me creo más patriota que nadie me quedo, me quedo aquí para cambiar las cosas, luchando y resistiendo porque este es mi pais .

Soy española y mi pais es un lugar lleno de españoles y españolas, seres humanos que compartimos  lengua, historia, costumbres, sueños.,  heridas, dolor … lo demás es demagogia.


Marea verde en el ágora

mayo 11, 2012

 

 

Hacía un sol de justicia en la Plaza de los Reyes, el estilo minimalista, ecléctico y de más euros de los que podemos permitirnos no había respetado los antiguos  árboles con su sombra .en aquel diseño vanguardista por encargo de cualquier creativo criado en una ciudad nublada.

Los bancos de granito negro y blanco se calentaban a medida que llenábamos la plaza. Nadie podía sentarse, ni permanecer de pie, el  ágora  era una sauna.

Había mucho policía:  altos, inmensos, armados, presidiendo los bancos. Un circulo de coches de patrulla nos rodeaban en forma de elipse… empezaron a pedir el carné y los nombres… Había niños, gente con gafas, profesores, madres, padres, conserjes, administrativas y `porteras… Le dije al policía que éramos bajitos y con pocas ganas de peleas, que no sabíamos romper por romper ni enfrentarnos al poder a botellazos. Que nosotros somos de palabras, de libros, de esas cosas que te enseñan en a escuela, a oír, a opinar por turnos, a pedir la palabra, a ser asamblearios, a respetar la opinión del otro, a no creer en la violencia..,

Los compañeros más osados enarbolaban una pancarta con un slogan excesivamente subversivo “No al desmantelamiento de la escuela pública” y la policía se puso delante.

Anita leyó magníficamente un manifiesto a pesar del sol y de la censura. Nieves se puso el carnet en la boca para poder coger la pancarta con las dos manos… Moha no dejó de sujetarla…La Cum nos daba ánimos y consignas…

No pasó nada, pero ocurrió de todo: la plaza se fue llenando de ciudadanos y ciudadanas , empezó a teñirse de verde, a conquistar los espacios que nos pertenecen. Se oyeron gritos, aplausos, pitos, fuerza, silencios y risas.

Ocupamos la plaza a pesar de la policía, del miedo que da su enorme despliegue, de las nuevas leyes sobre la resistencia pasiva.

El ágora fue nuestra. Nos queda la palabra. Nos sobran  las razones.


Sé partirme la boca

abril 14, 2012

Fue inevitable el encuentro.

Tan pasional como para hacerlo real   en la Semana de Pasión: tú tan iconoclasta de tiempos antiguos , yo tan devota de ímágenes perdidas. Tú tan de Itereconomía, del de los Santos ,  yo tan de la Ser y del  Intermedio…

El encuentro se produjo en el Santuario, un restaurante de Ceuta, porque no podía ser de otra manera, entre vírgenes de cera, confesionarios y reclinatorios nos pilló la madrugada bebiendo riojas y comiendo bacalao por aquello de la vigilia…

Tú pediste una ración de ibérico porque siempre te gustó pecar en lo pequeño, yo apuré las copas pensando que mejor entrar con la gula y la lujuria en las puertas del infierno, gustando carne humana que no de animal irracional …

Andamos, anduvimos, con la luna haciendonos cómplice mientras se ponía llena y una primavera recién estrenada guiñaba la memoria.

Cogidos de la mano, besándonos las bocas, las palabras, los recuerdos, bebíendonos la esencia del otro, sintiendo que el tiempo que pasó pasó , que no volvería por mucho que lo apretáramos en la carne  de los labios.

La madrugada nos sorprendió desnudos ante la gente, tan frágiles , tan vulnerables que los buitres nos miraban, nos juzgaban y nos condenaban sin mesura, sin defensa ni piedad… sin darnos cuenta, ajenos a los ojos de los otros.

Nos pasaron factura al otro día los fantasmas de la noche, los piojos de la mediocridad, las ladillas de las costuras provincianas..

No estuvo mal, tampoco bien.

Estuvo.

La tierra no es plana, la gravedad existe y el mundo tiene más mundos en el mismo espacio.

Sé que algunos no lo entienden, tampoco importa demasiado.


Para mis compañeros de Trasmediterránea

abril 5, 2012

Esta mañana lluviosa, de semana de Pasión en Ceuta te he visto: Recordaba tu sonrisa, tu paciencia y tu extraña manera de bromear como algo antiguo, pleno, lleno, algo que pertenecía a un pasado de muelles, de tikests de residentes y de familias numerosas… Las de veces que me enseñabas a hacer la caja en aquella taquilla tan vieja, tan antigua con un solo baño para hombres que compartíais con las pocas mujeres que nos atrevimos a invadir aquel espacio…

Yo era joven, tan joven como para creer que el feminismo se entendería si taconeaba en los muelles a golpes de sonrisa y de discurso…, si era capaz de trabajar con fiebre y lumbago, y no me quejaba aunque llevase  veinte horas sin parar…

Estabas tú, y Rafa que recontaba veinte veces los billetes de  pasaje para que me cuadrasen, en voz baja y disimulando para que yo no notara nada, Pedro, que me regalaba el café ,la sonrisa y  la compañía si había motines en el control de autos… José Luis, Jorge, Juan Carlos… y él,  mi hermano que no decía nada pero estaba siempre vigilante…

Estaba Vicente, a quien a golpes de Serrat y de bocatas de lomo en manteca del Lusitano me fue enamorando  el alma y la gula  hasta vivirme en sus viñetas. Y los tangos, y las horas juntos en aquel archivo polvoriento.

Allí conoci a mi mejor amigo que aún me acompaña, el que me regañaba en la oficina, por hablar y poner música, por ser como soy en un espacio que entonces no se entendía…

Mientras hablabas tus arrugas te marcaban la alegría, como un rictus extraño y evidente, tenías la impronta del abatimiento marcado en la mirada, la rendición de quien no plantea batalla.  Hablabas de Eres, de acuerdo con sindicatos, de tiempo de pasear,  de mirar las cosas… me dijiste que llevabas  más de cuarenta años haciendo lo mismo, haciendo lo que todos hacian alli, en Trasmediterranea, y a mi se me vino toda la memoria de golpe, como una losa evidente.

Te miraba pensando que cada vez hay menos Macondos, menos lugares a donde emigrar la memoria, menos islas extrañas para parar, estar o ver… Es como si nos negaran los oasis…

Me alejé callada, con la sensación agria de la crisis en las entrañas.

 

 


El Ministro Wert

febrero 2, 2012

 

 

 

No lo conocía, ni  me importaba demasiado no conocerlo. La resistencia consiste muchas veces en no dejarse llevar, en no oír, en no saber… días, meses, de casa al trabajo y del trabajo a casa intentando no dejarse influir por nada más que no sea radios queridas, el Intermedio,  algunos programas de la tele local, periódicos afines… pero poco, lo justo para que no duela.

No lo conocía pero ayer habló de mi ciudad, y nos dio en toda la boca. Y en alma, que es donde nos duele a los ceutíes, a los de misa, los de suras, a los que van a la sinagoga o los que creen en Confucio o Buda, incluso a los que no creen, el Ministro nos dió en toda la boca, la del estomago, la de las entrañas… y volvió a señalarnos como distintos y discapacitados en una España plana y perfecta.

No dije nada, asumí el dolor, la indignación junto a Geógrafo,la Cum laude, Germinal y tantos otros… , pensé que el mundo español popular ignora el apéndice africano de este minúsculo lugar y guardé silencio. No por temor sino por abulia, por esa abulia que el entramado político ha tejido en mis neuronas.

Pero esta mañana lo oía en la Ser, se burlaba de la Educación parala Ciudadanía, nos contaba las barbaridades que esa asignatura impartía en unos colegios laicos y liberales. Y ponía ejemplos que me erizaban la piel del entendimiento…. La primera clase que oía de él me hacía querer no volver a asistir a ninguna más.

Me dolió.

Después oí  que el Ministro de Justicia  quiere quitar al aborto los plazos, que volveremos a abortar con una locura certificada bajo talón y clínica privada.

Ya no hay plazos.

Con la tristeza teñida en las pestañas salía la calle. Los trabajadores del Ayuntamiento se manifestaban en la puerta.


” ….no es el fruto perfecto…”

diciembre 23, 2011

 

 

Se que la resistencia será difícil.

 Salir una noche y oír a un hombre decirte que los de izquierdas invisibilazamos a los poetas de derechas es algo muy duro para alguien que ama la poesía. Afortunadamente la gente lee poca poesía, y la de autores de derechas ni hablamos.

Yo sí, me leído a Dämaso Alonso y a Dionisio Riduejo, no me gustan pero los leí, y a Aleixandre y a todo aquel que cayó por lo de 27. Hasta Pemán…

Supongo que no sé leer sin prejuicios , o será el alma pero donde se pone Miguel Hernández, Lorca, León Felipe o mi adorado Neruda no se pone nadie. Quizás García Montero… vete a saber si a una le gustan los poetas que escoran a la izquierda o es que porque una escora busca estos poetas.

Mi contertulio decía que Goya era de derechas, y yo pensaba que aquello, todo, pasó después de la toma de la Bastilla, la revolución francesa y todo eso… Pero Goya, verlo en el Prado , llorar ante su cuadro… a lo mejor es lo que quiera cada cual, no seré yo quien le ponga etiquetas al maestro.

No sé a lo mejor es eso, que no sé. A lo mejor es que ando buscando la voz y la palabra como dirá Blas de Otero, o simplemente que alguien como Goytisolo.

Pero esta noche toca la rotundidad de un grande.

Va por ustedes porque hace falta.