Eres de Ceuta si….

abril 20, 2014

Imagen

 

En facebook se ha creado un grupo llamado “eres de Ceuta si…” es un grupo donde principalmente la gente que nació en esta ciudad pero anda fuera cuenta sus recuerdos, donde algunos, los que vivimos aquí plasmamos los tópicos de nuestra bendita tierra, y que otros, los menos afortunadamente, hacen propaganda política.

En tres diás ha crecido tanto que es el grupo más números de la red social de la ciudad. A mi me hace reflexionar, como siempre, yo que naci individualista, crecí individualista y vivo de forma individual aunque con vocación de gregaria me he unido nada más enterarme.

Mis amigos peninsulares, adjetivo que utilizamos los ceutíes para la gente que nace en la Península, dicen que soy una ceutí atópica, distinta, y que no se parece al pensamiento que a veces impregna a la gente que ha nacido aquí. Mis amigos ceutíes piensan que soy demasiado tradicional, alguien que recuerda las coplas y la arquitectura de principios de siglo pasado y tiene una genealogía por su parte paterna que se remonta a más de cinco generaciones nacidos en Ceuta, de la que me siento terriblemente orgullosa. Alguien a quien le perdonan su manera de adentrarse “ al lado oscuro” de la ciudad y de sentirse cómoda en cualquier lugar con cualquier cultura.

No me pierdo una Virgen del Carmen en la Almadraba, Un San Anonio, aunque jamás pasé mi culo por la piedra, una hoguera de San Juan, un traslado del Medinaceli, que siempre me viene a la memoria la denominación de procesión orlaniana que dijo un periodista querido por mi .Una es muy roja pero creyente y muy tradicional

Me visto en Carnavales, en Feria, me voy de Mochila y disfruto de las Cruces de Mayo. Soy ceutí irremediablemente ceutí.
Me creo eso de los dos mares.
He comido conchas finas en Ázcarate, comprado volaores en la Almadraba… pero me muero de pena todos los días pensando en la playa del Tarajal.

He subido al Principe y he bajado a Benzú, me gustan los barrios ceutíes con su alegría y sus contradicciones, me vuelve loca el mar, el mar de Ceuta y sus atardeceres.

Los jerjenes del Hacho, genista para los peninsulares, y la lavanda de la Tortuga, espliego para los foráneos, amo mi ciudad aunque sé de sus carencias.

Ser de Ceuta es algo tan terrible y tan hermoso  como haber nacido entre la frontera de dos mundos, y es a la vez tener esa bendición.
Ser de Ceuta es tener la impronta de la contradicción y sus milagros.

 

 

 

 

 

 


«Que se jodan»

julio 13, 2012

Ella dice que no lo dijo, la verdad es que importa poco si  en ese momento grito “Viva Honduras” o “ que se jodan los sociatas”,  en el vídeo se la ve aplaudiendo mientras Rajoy, con su cara de registrador de la propiedad anuncia los recortes a los parados.

Estar parado es triste, es doloroso y se pasa mal, si además de parado eres padre o madre de familia la cosa se complica. Todo el mundo no tiene un padre expresidente de la ciudad con el único aeropuerto que jamás se utilizó, un padre que podría haberla colocado de azafata en esos vuelos…

La mayoría de los españoles no tienen un padre influyente , ni un padrino, ni unos favores que cobrar y andan parados o trabajando en empleos basuras.

Ella aplaude mientras los españoles y las españolas se nos encoge el alma y las vísceras,  aplaude a un presidente que anuncia unas medidas atroces sin que le cambie el gesto.

Hay gente que piensa igual que ella, y que Mariano, que si te quitan dinero seguramente buscarás empleo con más ganas, claro que a lo mejor aceptas trabajar diez horas diarias por un sueldo que te de  sólo para comer o para pagar la hipoteca, que te dejará  malvivir y hará rico a los de siempre.

Ellos no se recortan ni  las dietas. Ni las asistencias a Plenos, ni las comparecencias.

Ni sus sueldos vitalicios por malservir al pueblo.

La verdad es que andamos jodidos los de en medio, los de abajo y los del subsuelo, hasta los abisales no tienen donde rebuscar en las basuras porque ya nos comemos hasta las cáscaras.

Pero está feo que lo diga una diputada que además cobra por hacerlo.


Para mis compañeros de Trasmediterránea

abril 5, 2012

Esta mañana lluviosa, de semana de Pasión en Ceuta te he visto: Recordaba tu sonrisa, tu paciencia y tu extraña manera de bromear como algo antiguo, pleno, lleno, algo que pertenecía a un pasado de muelles, de tikests de residentes y de familias numerosas… Las de veces que me enseñabas a hacer la caja en aquella taquilla tan vieja, tan antigua con un solo baño para hombres que compartíais con las pocas mujeres que nos atrevimos a invadir aquel espacio…

Yo era joven, tan joven como para creer que el feminismo se entendería si taconeaba en los muelles a golpes de sonrisa y de discurso…, si era capaz de trabajar con fiebre y lumbago, y no me quejaba aunque llevase  veinte horas sin parar…

Estabas tú, y Rafa que recontaba veinte veces los billetes de  pasaje para que me cuadrasen, en voz baja y disimulando para que yo no notara nada, Pedro, que me regalaba el café ,la sonrisa y  la compañía si había motines en el control de autos… José Luis, Jorge, Juan Carlos… y él,  mi hermano que no decía nada pero estaba siempre vigilante…

Estaba Vicente, a quien a golpes de Serrat y de bocatas de lomo en manteca del Lusitano me fue enamorando  el alma y la gula  hasta vivirme en sus viñetas. Y los tangos, y las horas juntos en aquel archivo polvoriento.

Allí conoci a mi mejor amigo que aún me acompaña, el que me regañaba en la oficina, por hablar y poner música, por ser como soy en un espacio que entonces no se entendía…

Mientras hablabas tus arrugas te marcaban la alegría, como un rictus extraño y evidente, tenías la impronta del abatimiento marcado en la mirada, la rendición de quien no plantea batalla.  Hablabas de Eres, de acuerdo con sindicatos, de tiempo de pasear,  de mirar las cosas… me dijiste que llevabas  más de cuarenta años haciendo lo mismo, haciendo lo que todos hacian alli, en Trasmediterranea, y a mi se me vino toda la memoria de golpe, como una losa evidente.

Te miraba pensando que cada vez hay menos Macondos, menos lugares a donde emigrar la memoria, menos islas extrañas para parar, estar o ver… Es como si nos negaran los oasis…

Me alejé callada, con la sensación agria de la crisis en las entrañas.

 

 


Fuego en el Centro

diciembre 14, 2011

Una se pone a mirar las noticias, los blogs amigos o a chatear por el placer de charlar de cualquier tontería,  y de pronto pasan delante de tu ventana los coches de bomberos y los de policía.

No soy cotilla, pero si curiosa porque soy humana, y sobretodo porque mi madre vive justo al lado de donde al parecer han estacionado los coches. El centro de menores Mediterráneo está ardiendo, salgo precipitadamente para comprobar que todo anda controlado más o menos.

Un grupo de menores subsaharianos en la puerta, unos menores blancos de menos de ocho años con cara de terror y mis vecinas en bata y zapatillas… me sobrecojo con la cara de los pequeños…

Un bombero saca a alguien envuelto en una manta… lo demás: humos, murmullos y quejas sobre el Centro que dejo atrás, convencida que seguramente hago mejor en no participar, que no soy contraria a tener el Centro en el barrio y que cuando Pablo, mi hijo,  era pequeño había una buena relación entre los niños de allí y los de aquí. Nos mezclábamos, celebrábamos en las casas y en el Centro los cumples, las notas…

He leído en un periódico local que hay madres que abandonan a sus hijos en la puerta del Centro. Me duele saberlo, pensarlo, reflexionarlo, me duele de una manera inteligente y racional. Me duele saber que la vida no vale lo mismo para todos y que siempre habrá niños y niñas de primera y de segunda, hasta de tercera,  cuarta ….categoría.

Mis vecinas se han ido yendo, mi barrio peatonal, llenito de flores y de gatos, un lujo para aquellas que vivimos en el extrarradio ha ido recuperando la normalidad…. Esa normalidad que cantaba Serrat en “la abuelita de Kundera”.

Menos mal que de vez en cuando me regalan cosas como estas….

 


«Muera la inteligencia»

mayo 27, 2010

 

Leyendo a Milano, sonriendo mientras cuenta que calla en los desayunos cuando los defensores de la patria le dan por hacer cruzadas dialécticas, buscando el tono más alto y el más lleno de palabras con percusión,  me ha recordado a tiempos de hace un par de años, donde yo aguantaba silenciosa algunas embestidas. Otras veces discutía intentando argumentar, pero me costaba, no me gusta gritar, y hay quienes sólo atienden a los gritos. Así que mis palabras, llenas de razones, equivocadas o no, pero educadas se perdían en un desvarío total en “la conjura de los necios”.

Milán me ha llevado hasta el discurso réplica que tiene Unamuno con Millán Astray, el primero adorado por mi desde que leí “Niebla «, el segundo repudiado porque oí una declaraciones suyas que me hizo vomitar y cuestionarme la bondad del ser humano.

Os lo copio y pego, porque creo que está bien que se lean estas cosas y más en estos tiempos:

El 12 de octubre de 1936 se celebraba en dicho paraninfo de la universidad de Salamanca el Día de la Raza, aniversario del descubrimiento de América por Colon. MILLÁN ASTRAY había llegado escoltado por sus legionarios armados con metralletas, afectación que conservaría a lo largo de toda la guerra. Varios oradores soltaron los consabidos tópicos acerca de la «anti-España». Un indignado Unamuno, que había estado tomando apuntes sin intención de hablar, se puso de pie y pronunció un apasionado discurso. «Se ha hablado aquí de guerra internacional  en defensa de la civilización cristiana; yo mismo lo hice otras veces, Pero, no, la nuestra es solo una guerra incivil (…) Vencer no es convencer, y hay que convencer, sobre todo, y no puede convencer el odio que no deja lugar para la compasión (…) Se ha hablado también de catalanes y vascos, llamándolos anti-España; pues bien, con la misma razón pueden ellos decir otro tanto. Y aquí esta el señor obispo, catalán, para enseñaros la doctrina cristiana que no queréis conocer, y yo, que soy vasco, llevo toda mi vida enseñándoos la lengua española, que no sabéis…»

   En ese punto, Millán Astray empezó a gritar: «¿Puedo hablar? ¿Puedo hablar?» Su escolta presentó armas y alguien del público gritó: «¡Viva la muerte!» Entonces Millán gritó: «¡Cataluña y el País Vasco, el País Vasco y Cataluña, son dos cánceres en el cuerpo de la nación! ¡El fascismo, remedio de España, viene a exterminarlos, cortando en la carne viva y sana como un frío bisturí!» Se excitó sobremanera hasta tal punto que no pudo seguir hablando. Resollando se cuadró mientras se oían gritos de «¡Viva España!». Se produjo un silencio mortal y unas miradas angustiadas se volvieron hacia Unamuno. «Acabo de oír el grito negrófilo de «¡Viva la muerte!». Esto me suena lo mismo que «¡Muera la vida!». Y yo, que he pasado toda la vida creando paradojas que provocaron el enojo de quienes no las comprendieron, he de deciros, con autoridad en la materia, que esta ridícula paradoja que me parece repelente. Puesto que fue proclamada en homenaje al último orador, entiendo que fue dirigida a él, si bien de una forma excesiva y tortuosa, como testimonio de que el mismo es un símbolo de la muerte. ¡Y otra cosa! El general Millán Astray es un inválido. No es preciso decirlo en un tono mas bajo. Es un inválido de guerra. También lo fue Cervantes. Pero los extremos no sirven como norma. Desgraciadamente hay hoy en día demasiados inválidos, Y pronto habrá más si Dios no nos ayuda. Me duele pensar que el general Millán Astray pueda dictar las normas de psicología de las masas. Un inválido que carezca de la grandeza espiritual de Cervantes, que era un hombre, no un superhombre, viril y completo a pesar de sus mutilaciones, un inválido, como dije, que carezca de esa superioridad de espíritu, suele sentirse aliviado viendo como aumenta el numero de mutilados alrededor de él (…) El general Millán Astray quisiera crear una España nueva, creación negativa sin duda, según su propia imagen. Y por ello desearía una España mutilada…»

   Furioso, Millán grito: «¡Muera la inteligencia!»

 


Antes de que cuente diez

mayo 23, 2010

De vez en cuando, cuando menos te lo esperas la ansiedad avanza por tu cuerpo desde el útero hasta el pecho, sientes la espiral de angustia anidándose en el alma, se queda allí cobijada como un invitado incomodo al que conoces.

Será la crisis, la gente que viene diariamente a la ong diciendo que no tienen nada, lo que oyes en las noticias, la cara de los que te quieren que no entienden  que sigas siendo socialista.

Contemplo extrañada la reacciones de los funcionarios ante el recorte y el miedo que tenia esta mañana mi madre al ver las noticias (supongo que haciendo zaping se topó con  Intereconomía)

Anoche me dio por oír la SER y hablaron los argentinos de los corralitos, de cómo el modelo europeo se les había desmoronado y tenían que buscar otros referentes para seguir adelante.

Quizás es el momento de inventar nuevas maneras de vivir.

La verdad es que no tengo miedo de la crisis. Me asusta el miedo de la gente. El catastrofismo de algunas palabras, el terror en los ojos de quienes tienen miedo de lo peor.

Me asusta que perdamos el norte mientras los que se aprovechan del mal momento que atraviesa toda Europa buscan  votos acusando a un gobierno socialista de mala gestión. Me parece triste y miserable.

Tenemos que intentarlo entre todas y todos, arrimar el hombro y sacar este pais adelante. Supongo que eso es patriotismo y esas cosas,

No soy mujer de banderas, ni de golpes de pecho, pero ando dispuesta a trabajar por mi pais, apretarme todos los cinturones y ayudar a todos mis compatriotas a salir de la crisis.

No se si eso es patria o solidaridad.

La verdad es que como lo llamen me da lo mismo.

 

 


El PP hace una encuesta

mayo 9, 2010

 

Hace años hacía encuestas: sobre el paro, la situación de la mujer en mi ciudad,  el consumo de drogas, el precio de la alimentación en Ceuta…

 He realizado encuestas cortas y otras larguísimas, donde tanto yo como el encuestado acabábamos  aburriéndonos. Algunas eran trimestrales, otras sólo de una vez….

 Mucha gente miente en las encuestas , no por maldad, sino por ocultar su situación, sus ideas o simplemente por divertirse un rato a costa de quien le hace la entrevista. Normalmente se exagera las licenciaturas y los ingresos.

 Sé que los españoles somos unos matemáticos estadísticos buenísimos, que es una costumbre americana  medir haciendo trabajos de campo con selecciones aleatorias y que hay que darle curro a los sociólogos y sociólogas para que realicen su estudio con los datos recogidos de la muestra.

Pero todo es relativo; es relativo quién pregunta, quién contesta , y quién mete los datos para que el programa informático dé porcentajes, es relativo quién luego lo suma y lo interpreta y hace el estudio.

 Pues el grupo parlamentario del PP de mi ciudad ha hecho una encuesta telefónica sobre la intención de voto de los ceutíes, y sobre el concepto que tienen del Presidente Juan Vivas.

Los resultados, como no podía ser de otra manera, han sido favorables para el PP, que al fin y al cabo paga la encuesta. Lo que me sorprende es el número de diputados: nuevamente 19.

Siempre he pensado que el poder desgasta y repetir una mayoría tan absoluta es algo irreal, claro que haciendo memoria también lo pensé en la anteriores elecciones locales y volvieron a repetir 19.

Es muy pronto, aún es pronto para que los ceutíes  y las ceutíes decidamos a quienes  vamos a votar: Los hay que tienen el voto inmovilista, el voto picaflor y el del último momento.

Sé que las mayorías absolutas no son buenas porque le da excesivo poder a quien la ostenta y llega un momento que creen  después de tanto tiempo que el cargo es vitalicio. Y acaban sintiéndose reyes de un cortijo que no es suyo.

Diga lo que diga la encuesta aún quedan doce meses, en doce meses pueden pasar muchas cosas, habrá que esperar al sufragio y que la ciudadanía decida, equivocada o no, es la única soberana.

 Afortunadamente.

 

 

 


Varela, Valiño y Solís: La Libertad

abril 25, 2010

 

Hace algunos años nací en un piso pequeño de protección oficial,  entonces las mujeres parían en las casas. Era un barrio grande, poblado por pescadores en su mayoría y miembros del sindicato vertical.

Mi barrio se dividía en tres, todos con nombres de generales, y la escuela que era microescuela también tenía el nombre de un General.

Había una huerta en mitad de los bloques que llamábamos ”la huerta la mora”, con un magnolio enorme que me sorprendía con sus flores blancas, un pozo, algunas gallinas sueltas y un campillo que lo rodeaba.

 

En la pequeña plazoleta se alzaba un mercado que llamábamos la plazilla, allí se vendía pescados, carnes, había un barbero. Recuerdo las verbenas de entonces y el baile de la escoba, yo era muy pequeña pero veía a mi hermano bailar con las muchachas  y divertirse.

Luego nos mudamos más abajo, donde la casa ganaba metros cuadrados pero sin abandonar el barrio. Tiraron la huerta de la mora y construyeron el polideportivo mas horrible que he visto jamás, un delito contra la estética. Un delito arquitectónico que rompe con la caótica belleza que siempre tuvo el barrio.

Durante el gobierno socialista local le cambiaron el nombre, lo llamaron La libertad, y aunaron lo que era Solís, Valiño, y Varela.  Me divierte ver en el frontal del autobús eso de a la libertad por la constitución y al revés. Al cole le llamaron Rosalía de Castro

Me casé, me fui, pasaron los años, tuve a mi hijo y después de doce años volvimos él y yo solos a  donde yo  había nacido. Cerca de los míos volvía a reconstruir mi vida, viendo a mi hijo crecer jugando en la calle a los mismos juegos que yo había jugado.

Nunca tuvimos flores, salvo las margaritas que brotaban rebeldes cada primavera y el intento de los vecinos de cuidar los jardines de Solís.

El nuevo Plan de Dotación de barriadas ha sepultado las margaritas y las han sustituido por un puzzle de pizarra. Algunos árboles sobreviven. El magnolio lo talaron…

Faltan bancos, lugares para que jueguen los niños, locales donde los jubilados lean el periódico y cuenten batallas. Los autobuses pasan cada media hora y no hay marquesinas ni bancos para esperarlos. No tenemos paso de peatones para cruzar y  coger el autobús. Nos cortan el agua con la facilidad que ponen flores en el centro.

Llevamos más de un año en obras, y el polvo se ha acostumbrado a vivir con nosotros. La avenida de Lisboa la han convertido en un mural kitch  en tres tonos de azules y con embarcaciones de distintas épocas.

Han llegado a tal despropósito que no sé si pedir que arreglen el barrio o lo dejen como está.

Mi partido estuvo ayer visitándolo, yo no los vi. Les hubiera contado muchas cosas…

 

 

 

 


Aparecer desnuda

agosto 25, 2009

desnuda

Un comentario de ayer en mi blog me dejó algo desangelada, con una ansiedad que  me trepaba como una enredadera. Aquel comentario me devolvió a años atrás, hace mas de catorce, y me trajo todas las sensaciones terribles que tenía entonces.

Aquella entrada sobre «Demandas de divorcio» fue dolorosa, me costó escribirla pero muchas veces no elijo, aunque parezca que sí, muchas veces es el instinto el que me hace escribir lo que pasa día a día por esta cabeza y este alma de una  mujer normal y corriente que sólo intenta exorcizar sus demonios cotidianos y extraordinarios  escribiendo porque desde pequeña la Literatura  fue su terapia.

Me gusta escribir, me apasiona leer, mi madre dice que siempre andaba con un libro a cuestas y lloraba si no entendía las palabras, con cuatro años ya leia, sin andar escolarizada, mi padre me enseñaba todas las noches a unir grafías que eran fonemas que yo poco a poco le daba sentido.

Lloré por ir al cole, y me aceptaron un año antes de lo normal con la condición de hacerme repetir Primero. Lo leía todo, escribir era más pesado, sobretodo en aquella época que lo importante era la forma más que el fondo.

Tenía una letra horrible, sigo teniendo una letra poco convencional, nunca supe dibujar, ni me importó, así que mis signos  escritos son un poco irregulares.

A medida que fui creciendo seguía leyendo, y empecé a escribir, contaba todo: lo que veía, lo que me pasaba, cómo era la gente de mi alrededor. Escribir me liberaba de andar sola, no estaba sola realmente puesto que tenía una familia que me adoraba, aunque jamás me llegó a entender del todo,  eran todos mayores y yo vivía en un mundo de adultos.

Crecí aprendiendo el nombre de las plantas y sus poderes mágicos a manos de un tío abuelo que hizo de abuelo, me enseñó a amar la naturaleza, los animales y el feminismo. Hablaba de teorías extrañas en aquella época franquista que yo oía convencida que eran verdad.  Ahora tengo la certeza  que lo son. Su mujer, mi tía abuela, que hizo de abuela,  me enseñaba a cocinar con ilusión y alegría, a elaborar los platos sin prisas y con ternura, a hacer crochet, a buscar el fresco las tardes de verano y a disfrutar de la vida que se renovaba cada primavera en el patio.

Yo seguía leyendo y escribiendo lo que se me ocurría.

Cuando empecé a estudiar Literatura en EGB, descubrí que antes que yo había gente que necesitaba poner en un papel lo que sentía. Recuerdo aquella época como una de las más felices de mi vida, leía sus obras, estudiaba sus vidas y reconocía que sus palabras me consolaban.
Luego me hicieron de izquierda, sí, ellos los poetas del 27, Lorca decía “que el poeta tiene que cantar y llorar con el pueblo” y a mí esa frase me marcó con trece años.

Empecé este blog hace casi un año, en septiembre lo cumpliremos, quería sacar lo que llevo dentro, demandar una Asamblea a mi partido y hacer feminismo. Nunca pensé que me leería tanta gente.

He conocido hombres y mujeres  fantásticos y extraordinarios  gracias a él: mi norte, Javier, Akme, Laura, Mefis  y tantos otros… Sé que hay quien me quiere por lo que escribo….

Pero tambien sé que me expongo día a día, que cualquiera que se asome y busque a una mujer feminista, del PSOE, que ame los gatos y ande en una ONG  en Ceuta es fácil ponerle nombres y apellidos. Que hay quien no me saluda por el blog, que hay quien me teme, y en el caso del último comentario que abro antiguas heridas.

No voy a pedir perdón, voy a pedir tolerancia, cuando escribo no lo hago en posesión de la verdad absoluta, no creo en nada absoluto, lo hago desde mi subjetividad con todo el respeto y la pasión que me mueve. No quiero herir a nadie, ni molestar, quizás revolver algunas conciencias y hacer que la ciudad se levante de su infinito letargo.

Para quien no me conoce escribo tal cual soy, soy tan transparente que a veces me da miedo.

(Alguien me ha mandado esta tarde con el nombre de «yo» este video, dadondole las gracias quiero compartirlo con vosotros y vosotras.)



«Queremos el pan, pero también las rosas»

julio 2, 2009

 

pan y rosas

“Hace cien años, 140 mujeres murieron asesinadas, calcinadas, en una fábrica textil de Nueva York, por exigir que su jornada laboral de doce horas se redujera, cobrar los mismos salarios que sus compañeros hombres y trabajar en condiciones más humanas. Mientras ellas permanecían encerradas otro grupo de mujeres, más numeroso, se manifestaba por la ciudad al grito de ”pan y rosas”. El pan simbolizaba el sueldo y las rosas la calidad en el trabajo.

Se manifestaban como nos manifestamos siempre las mujeres, pacíficamente. Y las encerradas lo hacían tambien pacíficamente.

El patrón, el dueño de la fábrica, decidió prenderle fuego y asesinar así a estas mujeres. Todas murieron, en un telar de la fábrica había una pieza de tela violeta…

Cien años después, las mujeres de toda la tierra seguimos demandando pan y rosas, y en memoria de aquellas jóvenes obreras nuestro color es el violeta.”

Era el 2008, con motivo del 8 de marzo, perteneciendo a aquella asociación de la que dimiti meses después, exponía con estas palabras cómo se habia ido consolidando el feminismo en el siglo XX a raiz de aquella demanda de pan y rosas.

 Hoy encuentro en la red, un grito unánime por las compañeras hondureñas demandando pan y rosas y exigiendo que se restablezcan los derechos civiles y sea el pueblo el que decida.

Las mujeres se han echado a la calle, como siempre, pacíficamente, unidas por un sentimiento sórico y social.

La mujeres de Honduras: campesinas, indígenas, afrodescendientes, hispanas han creado la resistencia pacífica contra el golpe. Salen de las ciudades, los campos, las aldeas y toman la calle.

Así que desde aquí, desde este blog africano, provinciano y pequeño me uno a ellas y espero que sea un sentimiento común entre las mujeres y los hombres de buena voluntad.