Mirar a ras de suelo

Los días se suceden tranquilamente y los movimientos políticos van haciendo estratos  como si una sedimentación de continentes se tratara.

 Mientras paso por el parque de los enamorados (Jardines dela Argentina)   me dejo llevar por la sombra de sus árboles ….tienen  una belleza tan terriblemente viva, tan centenaria  que llena  todo el espacio; cuentan que un catedrático del  único Instituto de Bachillerato de entonces (hoy el Siete Colinas)  los salvó allá por los años sesenta ante el hacha de algún especulador de suelo. Todos los días miro las copas y le doy las gracias a ese hombre que supo mirar hacia arriba.

En mi ciudad muchas veces no miramos hacia arriba, se nos queda la mirada miope viendo lo cercano, mirando las flores al ras de suelo y las papeleras de diseño, nos paramos  en las formas pequeñas y evidentes, pero hay mucho más, siempre hay mucho más.

La campaña política ha terminado, se recogen  los aperos de propaganda, se vuelve a lo cotidiano del día a día… y empiezan los recortes:  a los trabajadores de Cruz Blanca, los que gestionan la ayuda a domicilio se le explica que hay que reducir hora se asistencia a los mayores, a los dependientes, a los que menos  tienen, porque ya ha pasado el periodo electoral y hay que recortar gastos…Los dependientes pasaran a tener menos horas y menos prestaciones, curiosamente son los más vulnerables… No hay dinero para ellos…

Mi memoria inmediata recuerda las cenas, comidas, viajes que tiene algunos mayores gracias a nuestro Ilustre Ayuntamiento, son gente que vota, autónomos, viejos pero sin ser clientes de  la Ley de Dependencia.

Menos mal que me quedan los árboles para poder mirar arriba.

Una respuesta a Mirar a ras de suelo

  1. caberna dice:

    Está muy bien eso de mirar para arriba de vez en cuando para ver más lejos, para no perder la perspectiva de las cosas, para ver más claro… Y no importa si te llaman (como a mí) romántica trasnochada. Pero al mismo tiempo hay que mirar de vez en cuando para abajo porque las patadas suelen dárnoslas a la altura de los tobillos y, además ya sabes que son “malos tiempos para la lírica”. Cuidate mucho. Besos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: