Fantasías moradas

 

Un estallido de color llena la Gran Vía y el Revellín: petunias moradas, furiosamente violetas decoran los maceteros dromedarios  del centro de mi ciudad.

Las flores las  cambian semanalmente, son flores temáticas, con  vida efímera según el criterio del asesor del asesor del técnico del jardinero..

Me gusta el violeta, es el color de las revoluciones feministas, de los atardeceres de Benzú y de  la novela de Montserrat Roig. Es un color que  me calma y me reconcilia con el mundo. Algunos  lo asocian a la espiritualidad, a los lirios de Van Gogh,  a la túnica del Medinacelli…

Si miro para arriba descubro que a las farolas, luminarias, del paseo les han colgado dos maceteros morados forrados de un raso brillante rematado con una especie de adorno oriental dorado. Llenos de flores malvas de plástico, de un plástico feroz y ofensivo que resalta más ante la naturalidad de las petunias de abajo.

Ese manto violeta nos cubre este abril primaveral en el centro del centro de mi ciudad.

Un poco triste, decepcionada, furiosa ya no, pienso que esta sublime horterada se  le ha ocurrido a alguien por aquello de la Semana Santa, para darle color y lustre a nuestras calles…

Siento el espíritu libertario de hace ochenta años aflorar por la avenida Sánchez Prados….. es catorce de abril, nuevamente primavera, todo anda violeta, se nota, se ve,  pero no es por la Semana de Pasión sino por la República.

 

 

4 respuestas a Fantasías moradas

  1. Santiago dice:

    Debe ser el síndromme del asesor del asesor del munícipe de turno. No ha podido escoger otro color más adecuado para este día.
    Aquí en Málaga abunda el rojo sangre forrando los balcones de de algunas calles. Unas franjas de telas descoloridas de tantos lucimientos años trás años, aguantando lluvias, (siempre llueve para ver sollozar a los penitentes en las noticias de tv) y el tórrido Sol de Primavera, que ya es casi Verano.
    Ya solo falta encontrar el amarillo o gualda para completar esta bandera interurbana. Quizá lo encontremos en la cara que se nos pone sobre algunos asuntos que nos toca sufrir a los demócratas en este monárquico suelo patrio, donde solo viven bien los que tienen economatos, como siempre.

  2. caberna dice:

    Bueno, Africa, aunque ya sea día quince (dos de la mañana y con insomnio) no quiero dejar de decir eso que cada año me gusta tanto cuando llega el 14 de abril: ¡Salud y República!

  3. Santiago dice:

    “Me gusta el violeta, es el color de las revoluciones feministas, de
    los atardeceres de Benzú y de la novela de Montserrat Roig. Es un color que me calma y me reconcilia con el mundo. Algunos lo asocian a la espiritualidad, a los lirios de Van Gogh, a la túnica del Medinacelli…”
    Soy Mila: Me encanta todo lo que escribes, este fragmento me ha emocionado por la poesía que desprende, los recuerdos, el amor a tu tierra y por la afinidad de pensamiento, esto hace sentirme amiga tuya. Gracias, un beso.

  4. Africa Puente Cristo dice:

    Qué bonito Mila lo que dices, muchas gracias

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: