Digmun necesita un local.

 

 

Trabajamos en veinte metros cuadrados. Allí de lunes a viernes, mañanas y tardes se atiende a más de treinta mujeres diarias,: algunas piden ropa, leche maternizada, médicos, educación… en nuestros talleres de español hay más de cien mujeres que estudian gracias a las subvenciones y al Instituto Puertas del Campo que nos cede sus aulas.

La escuela de idioma nos deja también un aula por la mañana para que los niños, que andan aún en tierra de nadie, puedan aprender a leer y empezar a socializarse en lo más parecido a un colegio.

En la sede, de veinte metros, se recepciona toda la información, se almacena la ropa y los juguetes, los medicamentos, el material escolar que la gente de mi tierra dona;  y se reparte intentando ser lo más justas posible. Oímos en un espacio pequeño los dolores del maltrato o el olvido mientras la sede se llena de gente esperando,  solicitando otras ayudas…

 

Somos cinco trabajadoras en plantilla: tres en los talleres, una en la cárcel y yo en la oficina. Dos cedidos por el plan de empleo, cuatro que prestan servicios a la comunidad, dos en prácticas de integración ,diez voluntarias fijas más otras discontinuas … Hay días que no puedes moverte en esos veinte metros cuadrados porque la ropa y la gente se va amontonando, no puedes atender el teléfono, ni preparar una justificación… hay días que se te van las horas oyendo llorar a las mujeres…

Necesitamos un lugar, un sitio, una estancia más grande para trabajar. Un lugar donde las mujer que acuda pueda hablar sin estar rodeada de otras que esperan ser atendidas, una habitación donde de vez en cuando pueda encerrarme y sacar el papeleo que exige cualquier ong…

Se lo dijimos a Vivas y no nos ha contestado, se lo pedimos al asesor del Delegado del Gobierno, el señor Carracao  y no nos ha contestado, lo hemos pedido a Asuntos Sociales y a la Consejera de la Mujer y tampoco ha contestado aún…

El estudio del Cam (el Centro asesor de la mujer de Ceuta)  nos puso como la primera ong que más trabaja por las mujeres, muchas veces nos vienen derivadas de allí y de Asuntos Sociales.

No podemos pagar un local grande, pero la Ciudad sí, hay locales cerrados, hay locales mal utilizados, poco utilizados, olvidados en la desidia que caracteriza a algunas organizaciones en mi ciudad…

Desde este espacio, mío, libre pido justicia, solidaridad y talento. Que nos cedan  un local más grande. Las alas, la imaginación,  las ideas y el trabajo es cosa nuestra.

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: