Fuimos lo que fuimos

Vuelves  a llamarme,  siempre vuelves a llamarme a intervalos, a tiempos asimétricos, de sorpresa. Buscando lo que fue, lo que pudo haber sido, lo que nunca podrá ser… Me dejas con la sonrisa puesta y el alma inquieta.

Esperas que esté como contigo, sin esperar que el tiempo, el dolor, las traiciones me hayan dibujado alguna arruga, en la piel o en las entrañas.

 

Me gusta verte aparecer, me haces bien, me siento hermosa y deseada, pero sólo es eso.

 

No hay nada más cuando hubo tanto

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: