Cotidianeidad

 

Ayer compre “volaores” frescos en la plaza. Ver esos peces azules, con  alas, ojos redondos de pájaros expuestos en la pescadería me resultaba extraño. Mi pescadero me miraba con paciencia tolerante mientras le pedía un kilo y le explicaba que a  mi madre le encantan esos pescados frescos. Los fue decapitando y despojándolos de las alas, convirtiéndolos  en material comestible sin  una cara que te mire.

Me gusta el olor del pescado fresco.

El pescadero me relataba lo bueno que están los bodiones en un “emblanco”, cómo su carne prieta y blanca de pez de roca hace que la sopa de pescado ceutí por excelencia sepa a gloria.

Estaba contenta, los mineros chilenos salían lentamente de las entrañas de la tierra, vivos y sanos, el mundo paraba sus días de míseros afanes para hermanarnos en la alegría. En lo que somos capaces los humanos si andamos de buenas para llenar la vida. Me sentí orgullosa de ser humana.

 

En la dársena, siguiendo el rescate  por la radio y leyendo a Angeles Caso sentí una profunda pena por cómo ha tratado la historia a las mujeres, algo sabido, pero no por ello menos doloroso: cada vida perdida por tener que elegir, cada impulso abortado, cada mujer anulada… decidí que Erasmo,   Fray Luis, San Agustín, Lutero, no entrarían en mi espacio de pensadores…. Me dolió  por Fray Luis, me gusta su poesía.

 

La radio hablaba del abucheo que aguantó Zapatero el día de la Hispanidad por parte de un grupo de derechas, pensé que nosotros los de izquierdas sin ser tan patriotas de salón somos incapaces de reventar un acto cuando se anda homenajeando a los muertos por España, aunque esos muertos tenga el color que sea. Me pareció triste, muy triste. Ellos que enarbolan banderas no guardaron el respeto por los caídos.

 

Mientras mi  partido convocaba una reunión para elegir una nueva Ejecutiva, la prensa se había encargado de avisarme lo que ellos no habían hecho.

 

Pensé que llevaba “volaores” a mi casa y mi madre sería feliz.

 

 

 

 

 

 

 

2 respuestas a Cotidianeidad

  1. Alcoro dice:

    Vamos a ver. Abucheos e insultos aguantó Aznar (asesino, criminal, …), Pique, Trillo, … algunos en actos militares de homenaje a caidos (Yakolev…). También recuerdo que los aguantaron Felipe Gonzalez y el Rey. En muchos de esos casos miembros del actual gobierno dijeron que “el pueblo estaba hablando, expresandose”. Ahora la ministra de defensa, muy ofendida, dice que habría que blindar estos actos y no permitir la entrada a determinados grupos. Si me explican el doble rasero a la hora de medir las cosas, a lo mejor las entiendo. Por cierto, nunca entendí ese discurso de “nosotros-ellos”, y que por votar a un partido u otro se es mas patriota, o mas honrado, o mas solidario, o mejor persona.

    • Africa Puente Cristo dice:

      Al menos Zapatero a los abucheadores no les puso la peineta como Aznar, con su corte de manga, y nadie dijo que era ” un coñazo” el desfile como Rajoy.

      Nosotros somos más tolerantes, los tolerantes, auqnue nos molesten los abucheos, pero sabemos aguantarlos sin poner mal gesto. Ellos, que sé que tu no andas allí, son los que no desean la democracia por ningún resquicio… y esos los encuentras en cualquier lugar, con cualquier ideología, o haciendo política desde cualquier organización.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: