Luto

No sólo el dolor se adueña de estos días, la ansiedad aparece reinando como una invitada molesta y conocida. De pronto descubres que te cuesta respirar, que te va el corazón más deprisa, o que no quieres levantarte de la cama…. Las imágenes vienen y van: tu niñez, tu adolescencia, las veces que discutías con él, en lo que coincidíais. Lo mucho que nos parecíamos y lo mucho en lo  que éramos distintos… Nunca nos importó demasiado y aprendimos desde siempre a querernos y aceptarnos las diferencias, éramos hermanos: “ la sangres siempre será más densa que el agua”.

Durante años él se dedicó a protegerme y yo a adorarlo, hasta el punto que me inventé un complejo:  el de Antígona, para entender ese ansia mía de demostrarle que era querible, sin darme cuenta, la pubertad es así, que él me quería desde el momento que me vio nacer y eso sería para siempre.

Creo que entré en el PSOE por su culpa, porque le dio por militar en el 77, juntos asistimos al primer mitin en Magisterio,  vimos a Hilario Camacho en aquellas Murallas Reales mientras nos regalaban rosas rojas. Recuerdo a Aute, a Paco Ibáñez en otro mitin fiesta, en el Siete Colinas.

No le gustaban los lutos ni los pésames, y yo siempre le decía: “Jose, tenemos que estar por mamá, por papá, por los que se quedan…”

Quizás por eso me resultan extrañas las palabras de la gente que me ve cuando ando de mi corazón a mis asuntos, agradezco las frases hechas, y los miro sabiendo que ellos no saben qué decir, se quedan extrañados… no lloro, no sé llorar en público. …

La gente dice: “ mejor así, que estaba sufriendo” y yo les digo “mejor que no hubiese sufrido nunca. Mejor que hubiera envejecido rodeado de nietos, y hubiese muerto de viejo”. La gente dice “es la vida” y yo los miro con dolor y pienso “qué trabajito cuesta vivir algunas veces`´

Hoy me han dicho que sus amigos quieren celebrarle una misa en Ceuta, supongo que querrán darle el último adiós a alguien que murió muchos kilómetros fuera.

3 respuestas a Luto

  1. Milano dice:

    A veces no hay que decir nada. Basta un abrazo apretado, y acariciar la espalda de arriba abajo. Nos tocamos poco los hombres y mujeres, y se nos olvida la cantidad de cosas que se dicen cuando la garganta se aprieta… Eso te mando, Africuchi. Y un beso también.

  2. caberna dice:

    En tu dolor estamos contigo, como siempre lo estamos en tu alegría. Me parece bien que no sepas llorar en público, pero deja que las lágrimas fluyan cuando ellas lo quieran, porque son el mejor bálsamo para el alma dolida. Después, no permitas que las lágrimas empañen tus sueños, porque estoy seguro que él hubiera querido que siguieras soñando y convirtiendo tus sueños en realidad cada nuevo día.
    Recibe un cálido y largo abrazo.

  3. Alcoro dice:

    Acabo de enterarme y ya es un poco tarde hasta para las frases hechas. Un Abrazo. Animo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: