Hospital Universitario

 

Encontrarte a las ocho de la mañana con un hombre sangrando de cara y cabeza por haber sido atacado con una navaja es más de lo que cualquier estomago puede soportar sin haber desayunado nada. Carmen que era la paciente de urgencias me miraba con la preocupación que  fuese yo la  que acabase en el suelo.

El hospital universitario de Ceuta es muy bonito, grande, cómodo pero resulta aún desangelado, quizás falten adornos, gentes, plantas….

Lo que más me llama la atención son las mujeres que atienden en cita previa y en urgencias, todas con acento de fuera, demasiadas eses líquidas, todas maquilladas y arregladas y todas con la indiferencia de quién hace su trabajo sin dedicarte ni una sonrisa.

Te explican los pasillos y las puertas, acabas deambulando extraña  hasta encontrar el lugar.

Carmen y yo acabamos en “Traumatología“, no si antes dejar al herido y al agresor llorosos en urgencias con una corte de policías nacionales.

Nos dijeron que volviéramos a las doce.

El hospital universitario de Ceuta pilla muy lejos, pero así debe ser un hospital que se precie, para asegurar a los internos que el ruido no les toca. Está encima de una colina y desde allí se ve el mar, toda la bahía sur desplegada con sus amaneceres y su calorcillo  de invierno.

Volvimos a una sala de espera, con tres puertas donde se leía “Traumatología”, yo me iba perdiendo poco a poco pero Carmen no me dejó,  tiene un sentido de la orientación más desarrollado que el mío, tres puertas de trauma y dos de curas, incluso una puerta que ponía “sala de yeso”.

Una sala de espera al principio o al final, según se mire, con una tele que reflejaba el ABC, unos señores leían los titulares y a mi me parecía divertido ese periódico en aquel hospital inaugurado por un gobierno socialista.

La gente en general no le hacía caso, la mayoría tenía cara de enfado o de dolor, o de aburrimiento, todos y todas se quejaban de la espera, y venían a decirnos que no había derecho y esas cosas. Yo me divertía viendo a dos críos de brazos escayolados jugando al pilla pilla.

Una visitadora médica intentaba colar sus productos entre visita y visita, mientras esperaba la cara se le cubría de tics, miraba con asco a los pacientes pero en cuanto veía un medico se le iluminaba la sonrisa. Pensé que no me gusta ese trabajo, y pensé que a ella tampoco.

Una megafonía mala, o una señora que no vocalizaba nombraba rigurosamente a los pacientes de las citas, a los de urgencias era algo aleatorio y menos ortodoxo. Éramos los que poblábamos el pasillo esperando ser nombrados por una enfermera de a pie como se ha hecho toda la vida.

Llamaron a Carmen Al pasar  la puerta la realidad adquirió matices de cotidianeidad:  era el mismo personal que me atendió cuando escayolaron a mi hijo, las mismas radiografías, las mismas prisas, y el mismo olor a yeso.

Reconocieron a Carmen, proyectaron en un monitor su radiografía y nos devolvieron la alegría que sólo era una magulladura, muy grande, muy dolorosa pero curable…

Al salir llovía.

Anuncios

One Response to Hospital Universitario

  1. Carmen dice:

    Nunca hubiera encontrado mejores palabras para describir ese día…Yo sólo añadiría: “África bajó del taxi, paró el autobús que venía en sentido contrario y, sin saber aún ni como, cayó al suelo, mandando lejos la botella de vino que con tanto cariño había comprado para su padre, y exclamando antes incluso de levantarse del suelo: Ya sabía yo que acabaría rompiéndose…” Afortunadamente la botella sólo se desportilló y al final sólo hubo una paciente que atender de urgencias en traumatología…”gracias por ser mi compañera de andanzas…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: