“Muera la inteligencia”

 

Leyendo a Milano, sonriendo mientras cuenta que calla en los desayunos cuando los defensores de la patria le dan por hacer cruzadas dialécticas, buscando el tono más alto y el más lleno de palabras con percusión,  me ha recordado a tiempos de hace un par de años, donde yo aguantaba silenciosa algunas embestidas. Otras veces discutía intentando argumentar, pero me costaba, no me gusta gritar, y hay quienes sólo atienden a los gritos. Así que mis palabras, llenas de razones, equivocadas o no, pero educadas se perdían en un desvarío total en “la conjura de los necios”.

Milán me ha llevado hasta el discurso réplica que tiene Unamuno con Millán Astray, el primero adorado por mi desde que leí “Niebla “, el segundo repudiado porque oí una declaraciones suyas que me hizo vomitar y cuestionarme la bondad del ser humano.

Os lo copio y pego, porque creo que está bien que se lean estas cosas y más en estos tiempos:

El 12 de octubre de 1936 se celebraba en dicho paraninfo de la universidad de Salamanca el Día de la Raza, aniversario del descubrimiento de América por Colon. MILLÁN ASTRAY había llegado escoltado por sus legionarios armados con metralletas, afectación que conservaría a lo largo de toda la guerra. Varios oradores soltaron los consabidos tópicos acerca de la “anti-España”. Un indignado Unamuno, que había estado tomando apuntes sin intención de hablar, se puso de pie y pronunció un apasionado discurso. “Se ha hablado aquí de guerra internacional  en defensa de la civilización cristiana; yo mismo lo hice otras veces, Pero, no, la nuestra es solo una guerra incivil (…) Vencer no es convencer, y hay que convencer, sobre todo, y no puede convencer el odio que no deja lugar para la compasión (…) Se ha hablado también de catalanes y vascos, llamándolos anti-España; pues bien, con la misma razón pueden ellos decir otro tanto. Y aquí esta el señor obispo, catalán, para enseñaros la doctrina cristiana que no queréis conocer, y yo, que soy vasco, llevo toda mi vida enseñándoos la lengua española, que no sabéis…”

   En ese punto, Millán Astray empezó a gritar: “¿Puedo hablar? ¿Puedo hablar?” Su escolta presentó armas y alguien del público gritó: “¡Viva la muerte!” Entonces Millán gritó: “¡Cataluña y el País Vasco, el País Vasco y Cataluña, son dos cánceres en el cuerpo de la nación! ¡El fascismo, remedio de España, viene a exterminarlos, cortando en la carne viva y sana como un frío bisturí!” Se excitó sobremanera hasta tal punto que no pudo seguir hablando. Resollando se cuadró mientras se oían gritos de “¡Viva España!”. Se produjo un silencio mortal y unas miradas angustiadas se volvieron hacia Unamuno. “Acabo de oír el grito negrófilo de “¡Viva la muerte!”. Esto me suena lo mismo que “¡Muera la vida!”. Y yo, que he pasado toda la vida creando paradojas que provocaron el enojo de quienes no las comprendieron, he de deciros, con autoridad en la materia, que esta ridícula paradoja que me parece repelente. Puesto que fue proclamada en homenaje al último orador, entiendo que fue dirigida a él, si bien de una forma excesiva y tortuosa, como testimonio de que el mismo es un símbolo de la muerte. ¡Y otra cosa! El general Millán Astray es un inválido. No es preciso decirlo en un tono mas bajo. Es un inválido de guerra. También lo fue Cervantes. Pero los extremos no sirven como norma. Desgraciadamente hay hoy en día demasiados inválidos, Y pronto habrá más si Dios no nos ayuda. Me duele pensar que el general Millán Astray pueda dictar las normas de psicología de las masas. Un inválido que carezca de la grandeza espiritual de Cervantes, que era un hombre, no un superhombre, viril y completo a pesar de sus mutilaciones, un inválido, como dije, que carezca de esa superioridad de espíritu, suele sentirse aliviado viendo como aumenta el numero de mutilados alrededor de él (…) El general Millán Astray quisiera crear una España nueva, creación negativa sin duda, según su propia imagen. Y por ello desearía una España mutilada…”

   Furioso, Millán grito: “¡Muera la inteligencia!”

 

Anuncios

3 Responses to “Muera la inteligencia”

  1. Antonio Fuentes dice:

    Cualquiera puede repasar la prensa estatal comprendida entre 1932 y 1936 y verá que el discurso es muy parecido al de hoy. España se rompe, vamos al desastre total, hay que hacer algo, etc.
    Un golpe de las mismas caractríscas que aquel es hoy impensable pero, si se hace de otro modo: extrangulamiento económico.
    El discurso de Astray preparaba una puerta para solucionar las cosas sin inteligencia y pasó lo que pasó.
    Lo penoso de todo esto es que un gobierno que se dice socialista no se apoye en los que le votan por que¿quién y como se ha creado la crisis? Que paguen ELLOS y no nosotros.Está muy bien arrimar el hombro pero no está bien que te tomen por tonto.

  2. Milano dice:

    Y el colofón al rifi-rafe lo puso José Mª Pemán (sí, el autor de la letra del himno español fascista). Que para mediar entrambos y poner cierta paz, intervino para decir que no, que la inteligencia debía vivir, pero debían morir los malos intelectuales. O sea…

    Un beso, guapa.

  3. caberna dice:

    Es un placer leeros a Milan y a ti, amiga. Es un gusto que me reconcilia con un tiempo y unas creencias cada vez más amenazadas. Leeros me trae sensatez, reflexión, gusto por la lectura pausada y me ayudan a olvidar la decepción debida a muchas de las cosas que están ocurriendo…
    Un beso y ¡Viva la inteligencia!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: