De Sineb y otros demonios

 

El viernes por la noche mientras veía el programa de Ceuta TV, donde Sineb Ahmed hablaba del caso Gordillo algo en mí se fue rompiendo por dentro. Una enredadera de angustia empezó a treparme desde el pecho al cerebro y aún noto su maraña. Fue doloroso, doloroso para quién como yo ama a Ceuta, para quién como yo creía que los políticos están para servir al la ciudadanía , para los que y las que pensamos que puede haber distintas maneras de gobernar y gestionar los recursos aunque no estemos del  todo de acuerdo en las ideas,  pero si  el hacerlo de una manera honesta .

Aquellas  palabras de Sineb hablando de preguntas de exámenes de oposiciones regaladas, entrevistas de  trabajo apañadas, lugares públicos donde entrar a dedo por haberse convertido en el juguete sexual de un dirigente, que eligió mi ciudad mayoritariamente,  me hizo sentir asco.

No entraré en detalles escabrosos, de mal gusto, desde mi punto de vista.

 El sexo en general me parece agradable y apetecible, pero cuando se hace desde una posición de poder, y él era el vicepresidente del gobierno local, presidente del PP y ella una mujer en paro, divorciada, sin recursos y con dos hijos a su cargo, siempre me producirá arcadas.

 

Mucha gente la acusa a ella, yo no voy a defenderla, porque no me apetece hacer de jueza  ni de abogada, pero creo que independientemente de que ella se viera obligada a aceptar él es el máximo responsable de lo que andaba ocurriendo.

Quizás tuvo que decir que no a tiempo, pero a lo mejor no llegaba para los libros de sus hijos, para pagar la luz o cualquier otra factura… quizás siendo hermosa pensó que le sería más fácil acceder a lo que siempre le habían vetado. A lo mejor tuvo miedo a decir que no al hombre más poderoso de Ceuta en ese momento…

Puede que creyera que era su oportunidad para vivir tranquilamente con un sueldo de funcionaria.

 Las razones cuando un hombre te acosa que te pasan por la cabeza son miles, y miles son las maneras de enfrentarse a ello.

Quizás no fue la manera más honesta pero “quien ande libre de pecado que tire la primera piedra”

 

Desde el viernes, mi cerebro anda intentando romper la incertidumbre, el desengaño, la poca fe en la política y sus políticos que me están dejando.

Y no os imagináis cuánto me duele.

 

 

3 respuestas a De Sineb y otros demonios

  1. Román dice:

    Muy acertado el post…

    Independientemente de que la protagonista se llame Zineb, Margarita o Leandra, las necesidades de cada persona les puede llevar a hacer cosas difícilmente imaginables.

    El verdadeo y único culpable de todo esto es quien tiene el poder y lo intenta tapar. Es el poderoso quien propone “a cambio de”, y aunque no fuera así, es el poderoso quien tiene que decir NO.

    Es este mismo poderoso quien igual pide que se le enseñe un pecho que le firmes un informe.

    Zineb es una víctima más. Equivocada o no en su forma de actuar, pero una víctima al fin y al cabo.

    Si no hubiese sido Zineb, habría sido Margarita o Leandra…

    Besos.

  2. Argalan dice:

    No sé cómo se cuantifica el dolor y si hay formas de medirlo, lo cierto es que duele. No quiero ser juez, ni fiscal ni abogado, sólo soy consciente del dolor, duele la ciudad, duele la confianza destruida(en las personas, en el sistema).
    Pero, sobre todo, duele y rechina -profunda y amargamente- la honestidad(individual y colectiva), la honestidad de mi pueblo.

  3. jugar ruleta dice:

    Vaya, eso suena tan sencillo si lo piensas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: