Haití

 

(Las fotos pertenecen a Cruz Roja, están hechas por Germinal Castillo desde República Dominicana)

Cuanto más pienso en escribir una entrada, más vuelve Haití a revolotear por mi cabeza. De pronto me parece banal que la ciudad esté llena de macetas de diseño, que hayan tapiado para siempre el nido de  las margaritas silvestres de mi barrio,  que me regalaba año tras año la primavera.

Me parece absurda la historia de encuentros  y desencuentros  de los dos partidos de la oposición, afortunadamente sigo conservando amigos en los dos, como si fuese un divorcio moderno donde no tienes que elegir con quién te tomas los cafés.

Me parece una tontería las políticas de género  que se llevan a cabo en mi ciudad para no llegar a nada, para que al final lo real es que estamos igual después de dos planes de Igualdad (lo que nos costó que se hiciera el primero)

Me parecen tan triviales las luchas diarias por el poder, el dinero, la fama…

Me quedo mirando las fotos que tienen los chicos y chicas  de Cruz Roja en su muro, las que ha mandado Germinal desde Santo Domingo,  hasta ahora no había podido  pasar la frontera: Y ves a la gente guardando cola para donar sangre, ayudando, cargando botellas de agua…

Los informativos te bombardean de dolor, de tragedias reales en uno de los pueblos más pobres de la Tierra…

La red social se ha volcado, y entre todos y todas intentamos que llegue donaciones,  información,  mensajes de solidaridad hacia ese pueblo.

Sé que no sólo Cruz Roja y Médicos sin Fronteras( lo sé amigo Caberna) trabajan allí, hay voluntarios de todos los lugares y de todas las organizaciones humanas.

El ser humano es maravilloso, cuando quiere, y de una generosidad sin límites.

Quizás por eso hoy no me apetece hablar de mi ciudad, sino apoyar a todos y todas los que andan ayudando allí, en una isla del Caribe, por la única razón que hay hombres y mujeres  que lo necesitan, entregándose y poniendo en peligro su vida si es necesario.

Esos miles de héroes anónimos que  se dejarán el corazón, el alma  y las  manos asistiendo  a otros. Y volverán con heridas  invisibles, porque andan dentro, llenas de imágenes duras, de dolor certero..

Esta noche me siento orgullosa de ser humana.

3 respuestas a Haití

  1. caberna dice:

    Es precisamente en las catástrofes como ésta de Haití, donde se demuestra la grandeza del ser humano, y las pequeñas personas que miramos desde lejos y desde abajo las grandes hazañas que otros humanos hacen allí, solo podemos sentirnos orgullosos de pertenecer a la misma especie, de ser ese Homo Sapiens que algunas veces te salta las lágrimas de emoción, aunque otras…
    Y es lo que tenemos, que somos capaces de lo más maravilloso y de lo más horrible… Un caso único en la naturaleza.
    Un beso, “sor”

  2. Arturo dice:

    Antes de que llegasen allí los que van a ayudar, pero también ha llevarse el protagonismo, ya teníamos a Policías Nacionales y Guardias Civiles trabajando en esa zona desde hace bastante tiempo…

  3. YO MISMO dice:

    Existen personas con corazones que no son capaces de soportar el dolor propio, sin embargo es lo suficientemente duro y sensible como para soportar el dolor de los demas y no encogerse a la hora de ayudar al projimo.
    Medicos, Bomberos, Fuerzas de Seguridad, voluntarios de Cruz Roja, voluntarios de ONG,donantes de sangre o de donativos, en fin todos los que de una forma u otra ayudan en casos como el de Haiti.

    A tod@s ell@s muchos animos y un fuerte ABRAZO.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: