De puente

 

 

Afortunadamente he estado fuera estos días. Entre otras cosas porque me apetecía ver a la familia que habita en el norte:  mi otra mitad, o la mitad de mis padres, mis raíces compartidas junto a los  recuerdos de infancia.

He ido a ver a mi hermano. Y a  su mujer, sus hijos, la novia del mayor y los perros que  cuida.

Reencontrarse con la familia es hermoso, a la vez que duro. Dejas aquí  tu otra mitad,  sabes que los tuyos, los de aquí se quedan más solos. Y tú andas sola en el camino de ir y reencontrarte y de abandonar siempre a alguna mitad de tu vida.

Me gustaban más las navidades de hace unos años en las que todos andábamos juntos, aunque se me triplicara el trabajo y pasara largas horas en la cocina. Pero lo vida es como es y hay que aceptarla siempre.

He descubierto a un hermano que se parece muchísimo a mi padre, la herencia genética que marca el cuerpo y las manías,  eso sí, mucho más valiente y con más coraje. Un sobrino, el mayor, con la rebeldía impresa en la mirada y en los gestos,  y la ternura hacia los animales, que me recuerda a mi cuando era más joven. El sobrino  pequeño siempre amable y dispuesto a la sonrisa como mi madre. Y una cuñada que se le saltaban las lágrimas cuando yo le enseñaba a la novia del mayor las fotos de Ceuta a través de internet. No he conocido ceutí más de pura cepa que mi cuñada que habiendo nacido en Murcia se enamoró de la tierra. Es una caballa en el exilio, mira las fotos y se le enciende la sonrisa.

He descubierto que hay ciudades que no necesitan mostrar tantas luces de Navidad por el centro. Que la gente sale a comprar, o a pasear, un puente sin problemas, y hay negros, moros, sudamericanos, asiáticos llenando las calles junto a europeos de toda la vida. Y a lo mejor lo que se ahorran en luces lo invierten en  el trasporte público adaptado:  hay taxis para minusválidos, autobuses con rampas que funcionan y marquesinas en todas las paradas, con su correspondiente información y mapa explicativo. Quizás para hacer más habitables las ciudades.

Tampoco nadie te barre los pies en el centro y no luce llenito de flores ni de luminarias de diseño, pero encuentras contenedores donde reciclar, lo cual se agradece por aquello de cuidar el planeta.

Afortunadamente he estado fuera estos días y me he ahorrado el discurso institucional del Día de la Constitución de la pequeña , dulce y marinera ciudad, las placas de homenajes y los folios  llenitos de palabras que no dicen nada salvo ideas manidas, rozando la demagogia y jugando con la utopía.

Me he ahorrado la bilis y el enfado, la terrible certeza de perdernos en la forma y olvidar el fondo, mi amiga me llamaba diciendo que había nuevamente cortes de agua.

Al entrar en la bocana, donde los Hércules no se ven, pero la sal te va llenando he recordado que amo profundamente a esta ciudad, que nos  marca a  todos y a todas aunque vivamos lejos.

Al desembarcar sin fijarme que hay luces cada metro cuadrado recordándonos que es Navidad, sin mirar las miles de flores que se cambian cada semana,  he olido la tierra, he sentido la humedad, he mirado al cielo  y he agradecido a la vida haberme dejado nacer aquí, en esta bendita tierra,

 

 

 

 

3 respuestas a De puente

  1. ceuta dice:

    De verdad que alucino contigo… jajajaja… si vivieras en otro sitio… rajarias de las mismas cosas o de otras… nadie está contento con lo que tiene… creo que si no vieras tanto por los ojos de la política… otro gallo te cantaría… aún así… me gusta leerte… sólo es tu opinión y la mía. Un beso!!

  2. Altair dice:

    Tienes má razon que un/a santo/a. La ciudad ha estado estos días vacía. Muchas luces para fomentar un comercio que también ha hecho el puente. Me alegro por ti, que hayas disfrutado con la familia y con la ciudad en que viven (¿cuál es? si se puede saber)que parece con más sentido común. Y bienvenida. Ahora la ciudad estará menos abandonada. Habrá por lo menos una persona que se preocupe profundamente por ella.

  3. Africa Puente Cristo dice:

    Ay Ceuta, claro que si viviera en otra ciudad hablaría de sus carencias. La pasión no quita el conocimiento. Yo adoro esta tierra, por eso quiero que sea mucho mejor. De todas maneras me encanta que me leas y que te guste, aunque tu opinión sea distinta a la mía , quizás eso sea lo que más me gusta. Gracias.

    Altair, siento desilusionarte pero la otra ciudad está gobernada por el PP, es Murcia, y tambien tiene muchas carencias, pero al menos no es tan ostentosa. Pero vamos ahora se quieren cagar un yacimiento frente al Corte Inglés y hacer un parkin… estos pperos..

    Gracias por tus hermosas palabras.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: