Extraño otoño

Chorrillo-1

Siempre me gustó el otoño, la lluvia que inunda toda Ceuta sin que aún haga frío, el olor de la arena recién mojada, o del campo, ese olor a vida que desprenden los árboles, las piedras, los helechos… Me gusta el otoño porque es la época de recolección, de obtener los frutos mientras los árboles se quedan calvos y el paisaje se tiñe de ocre y de verde oscuro.

El otoño es romántico, invita a mirar desde los cristales como diría Serrat, los pies se cubren ante la desnudez del verano y andamos con paso rápido mientras el olor de castañas asadas llena la Plaza de la Constitución.

Esos otoños, de media manga, de zapatos cubiertos, de vaqueros que tapan las piernas que aún no les apetece lucir medias, otoño de pizarras y de gomas, de uniformes y deberes y colas en las librerías.

Tardes de chocolate caliente y biscocho recién hecho.

Ese otoño aún no ha llegado a mi tierra. Así que hoy con veintisiete grados, rompiendo mis esquemas de octubre he bajado a la playa… a tomar el sol… a disfrutar de ella. Y ha sido mágico.

Había poca gente, algunas palomas comiendo en la arena y las gaviotas con ellas, gente leyendo tranquilamente, otros pescando, el sol nos acariciaba con tantas ganas que me he bañado varias veces. Se podían ver los peces en la orilla. El cielo tenía ese azul de los días de poniente….

foso-5

Estaba Ceuta tan bonita… las Murallas Reales guardándonos la espalda, el Foso al lado, Marruecos al frente .La Catedral doblando  campanas llamando al rezo.
He adoptado la postura del loto, no por hacer yoga sino para dejar que toda la belleza me tocara en ese momento.

He recordado veranos en Zahara cuando la gente baja a la playa a ver atardecer, sin más, dejando pasar el tiempo mientras el sol se esconde en el agua.  Estaba allí, mirando al sur con la paz y la armonía llenando el aire.

No es el otoño al que ando acostumbrada, pero como alternativa está bien. Lo peor es que no llueve e irremediablemente tendremos que traer el agua en barco, a pesar de tener una desaladora que no produce, por los técnicos, los políticos o quien sea.

El clima,  el tiempo, se burla de nosotros, de los pronósticos, de las hipótesis  y nos da regalos a quienes sabemos disfrutarlos. A los que decidieron que en septiembre llovería a cántaros les regalará dolores de cabeza.

2 respuestas a Extraño otoño

  1. caberna dice:

    Y yo también he ido a la playa.
    Disfrutemos de este otoño que nos está regalando la naturaleza.
    Salud, que es lo mejor que podemos desearnos…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: