Fin de campaña

 

rosa descolorida

La sala no estaba muy llena, nos hicieron subir a la segunda planta porque la primera del hotel se estaba celebrando un concierto con motivo de la Feria del Libro.
Me gustan las escaleras del Ulises, me gustaría vestirme alguna vez de vedette y bajarlas adaptando bien los pasos. Subir es otra historia.

Reconocí a algunos compañeros, había muy pocas sillas, banderitas y un escenario con las siglas del partido y  Europa.
Salí hacia la terraza, allí la piscina y unas mesas adornadas con orquídeas rosas, me hubiera gustado más la clásica rosa roja pero ya sabemos que en estos tiempos se lleva el minimalismo.2orquidea

 Me gustó encontrar a Akme, con el pelo corto y la sonrisa grande. Me gustó verlo porque siempre me recibe con alegría y yo me siento cómoda a su lado. Hablamos de proyectos, de ideas, no dijimos nada del partido.
El militante de más edad se me acercó y me besó con entusiasmo. Otros de su generación me fueron rodeando.

Vi a lo lejos al periodista leonés, cubriendo la noticia, al fondo, quizás mirando más allá de lo que vemos todos, o quizás cansado de tantos días de campaña. Me sentí arropada. Mucho más cuando la doctora Cum Laudem apareció vestida del mismo color que las orquídeas. Nos sonreímos, con complicidad y descaro. Con la  certeza de la ausencia de los malditos siempre junto a nosotras.

El chirigotero mayor de la ciudad  me abrazó, me encanta su pelo y su chirigota. Sonreía. Quizás como extraño ante tanta gente mayor, ante tantos históricos y tantos histéricos.

Un poeta trasnochado, narcisista e histriónico  me paró para hablarme de su libro, yo recordaba a Bousoño y las teorías de la imagen, que él repetía como suyas. ..  Pensaba en Benedetti que jamás se daría tanta importancia como este poeta ceuti. Él siguió hablando: su tesis empezada, su novela empezada, sus lecturas empezadas…. Su buen aspecto, su compromiso con el partido… y yo me aburría pensando en las tonterias que son capaces de decir  algunos hombres para ligar. Mientras él hablaba yo notaba el roce de su sábana y sus cadenas.

Empezó el mitin con el asesor del delegado en primer lugar, después Izaskun y como broche final Carmen Romero.

Me sonó el teléfono y tuve que salir a la terraza, alli estaban los antiguos niños de Juventudes , que tuvieron que dejarla porque fueron cumpliendo años. Uno de ellos me regañó por mi blog, por mis comentarios en el Facebook y por no hablar del “dulce, pequeño y marinero Psoe ceuti”. Sin hacerle caso me dejé mimar por sus amigos, que no me leen, ninguno, ni él, pero se saben todas mis entradas.

 No me quedé a la copa, era viernes y mis amigas me esperaban en el bar de mis amores.
 Desaparecí apaciblemente pensando que a pesar de todo mi voto siempre será el mismo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: