Mi natural vago

gata durmiendo

Hemos sufrido un invierno duro, con frío polar, lluvias torrenciales, levantes de vértigo… los calefactores, los abrigos y cualquier nórdico con el que acostarse era lo normal (me refiero a la ropa de cama y no al gentilicio del hombre).

Y después de este terrible invierno nos llega una primavera que despliega todo su esplendor.

Bendita primavera que me recuerda la renovación de la vida, eso sí, entre estornudo y estornudo, que me cierra los bronquios ante la explosión de polen, gramíneas y ácaros que crecen con la vida nueva. Me lloran los ojos, me pica el cuerpo y ando a golpes de ebastina, tambien algún que otro aerosol. Pero una es incansable al desaliento,  al fin y al cabo las alergias son una dolencia de pijos, o de gentes delicadas, así que mejor no hacerles demasiado caso… Si no fuera porque el antihistamínico de su madre me produce una profunda soñolencia…. Y yo siempre ando falta de sueño.

Jamás tuve insomnio, el rato que tengo y me tumbo me duermo, me pasa siempre. No duermo siesta porque no tengo tiempo, cuando no tengo nada que hacer me acuna el sofá sin prisas y sin horarios.

Me levanto temprano, con el despertador y el canto de los pájaros, en mi barrio los pájaros cantan y todo,  porque tengo que ir a trabajar, pero cuando descanso oigo el canto de los pájaros y me acurruco en la cama, con una deliciosa pereza que me sorprende el mediodía y lo que tercie haciendo la vaga.

Yo creo que mi natural es vago, pero no tengo dinero suficiente como para consentírmelo, asi que trabajo irremediablemente. Tambien es cierto que tengo una conciencia solidaria (no sé cuando la adquirí ni dónde) que no me deja hacer mi santa voluntad de no hacer nada.

A lo mejor por eso me gusta la playa, tumbarme al sol, sin más, sin metas ni recompensas, estar morena o no me da lo mismo. Es el abandono de copular con el sol, como una planta, jugar a hacer la fotosíntesis sin que requiera el mayor esfuerzo. Un libro, para justificarme y aislarme de pesados. Música clásica que me pone contenta, sobretodo la de cámara barroca, y toalla, mar y fondo, inmensidad.

Un día leí que Neruda decía que a los poetas les encanta perder el tiempo, puede que sea eso,  puede que tenga alma de poeta, puede que disfrute como nadie viendo pasar las horas mientras miro y no hago nada.

Viéndome en los talleres de igualdad, en la oficina, repartiendo ropa, medicamentos, buscando soluciones para los que menos tienen, haciendo la compra, cuidando a los míos nadie lo diría… salvo mis gatas, que conocen mi placer de tumbarme y esperar que pasen las horas…y sin remordimientos.

En eso nos parecemos, dormitar tranquilamente esperando que pase dulcemente el tiempo…

Anuncios

3 Responses to Mi natural vago

  1. Milano dice:

    ¡Ay! Hija mía, cómo te entiendo… lo que pasa es eso, que tenemos que lograr superar el remordimeinto de dejar escapar el tiempo sin hacer aparentemente nada. Pero eso es sanísimo… debemos enarbolar la bandera del derecho a no hacer nada y no sufir por eso. Besitos.

  2. caberna dice:

    Nada más sano, amiga África, que levantarte un día de fiesta y pensar: “Hoy voy a hacer ab-so-lu-ta-men-te na-da”. Y retozar tumbado -mejor al sol, claro, y con vistas al mar si fuera posible- viendo pasar las horas, con visitas a la nevera, con hojeos y ojeos a algún periódico, con alguna conversación intrascendente, con alguna película de “no pensar” y con distanciamiento de todo lo importante,condición ésta última imprescindible para que la terapia sea efectiva y al día siguiente te levantes con ganas de comerte el mundo.
    Ah, otra cosa: En estos momentos estoy pasando por la misma crisis alérgica que tú, con los mismos síntomas que describes y las mismas condiciones. Así es que me solidarizo y pido a este mes de mayo -cada año es peor- que por favor se aleje ya de una vez, a ver si el calor de junio acaba con la revolución de polen que transitamos.
    Un (Aaattchissss) beso alérgico.

  3. Santiago dice:

    Otros, como somos accionistas compulsivos, tenemos vetada la dolce farniente. En WC tengo un libro preparado, para leer todos los días cómodamente sentado. En el coche tengo otro por lo mismo, cuando estoy tomando algo en algún sitio, tengo el librito de sudukos o un periódico. Llego a mi casa y me leo todos los comentarios de casi todos los periódicos que existen en el mundo mundial y todos los blogs, facebooks, foros, y mirad la hora, aquí estoy entoavía, esto no es normal. Mañana me voy a la playa y no voy a hacer nada, nada, excepto recorrerla de arriba abajo y clavarme los chinorris en los pinreles.
    Lo dicho, hasta mañana.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: