Tetas

tetas

He estado en un cumpleaños, un bebé de un año celebraba, sus padres y sus mayores más que él,  su nacimiento. Es el nieto de una amiga, a veces noto que nos hacemos todas mayores porque ya mis amigas tienen nietos.
Es bonito apagar las velas junto a una abuela feliz que es compañera de ideas y de copas…

El caso es que la hija, que hace un año parió un bebé y es una mujer hermosa, pequeña, menuda y etérea estaba encantada porque se ha puesto tetas. Está tan encantada de tener una noventa que me ha llamado y en el baño me las ha enseñado. Me sentía en una escena surrealista, es la segunda vez que una mujer que se opera me enseña las tetas.

Estaba tan feliz que no le he dicho lo que pienso. Me he limitado a admirar el volumen y ensalzar  los pezones. Ella me ha dicho que al fin aquel vestido negro con pliegues  le quedará hermoso…
Yo la  recordaba un año atrás, con  ese vestido, en aquel cuerpo menudo pero bien proporcionado, con una melena rubia rozándole la cintura, pequeña y estrecha. Los brazos delgados, las manos hermosas. Feminidad en la cadencia de los pasos, alegría de unos ojos negros e inteligentes y una boca sensual. Pensé en aquel momento que no se podía estar más guapa con veinticinco años.

Pero se nos ha puesto tetas, ella no sabe que visualmente engorda dos tallas, que tendrá problemas para abrocharse las camisas. Que aunque la Ley de la Gravedad no se cebe con ellas tendrá que cuidar qué ponerse para no parecer vulgar. Que antes le mirarán las tetas que los ojos….

Pero estaba feliz. Así que no le he contado que la Barbie cuando la hicieron de tamaño natural no se podía mantener en pie por las tetas.

No le he dicho nada, me he limitado a sonreír y ella me ha susurrado “tú no puedes entenderme porque tienes  más talla que yo” Y quizás tenga razón.

Pero tambien es cierto, que cuando yo era adolescente el pecho grande no estaba bien visto, era símbolo de falta de inteligencia (cosas de hombres, en este caso de  hombres intelectuales) y yo aprendí a quererme y a querer mis medidas. Después se convirtió en un símbolo erótico, y yo seguía queriendo mis medidas, más tarde fue baluarte de la feminidad y yo seguía queriendo mis medidas. Si mañana a algun paladín de la moda o el estilismo decide que no va bien con nuestros cuerpos yo seguiré queriendo mis medidas.

Porque lo importante es que nos amemos las mujeres tan y como somos, distintas, heterogéneas, con voluptuosidades,  sin ellas, con formas generosas, con tallas pequeñas… Lo importante es valorarnos por cómo nos vemos y cómo actuamos, y cómo reacciona nuestro cuerpo ante el placer y el erotismo que  ante la dictadura de la moda.

Una mujer es mucho más, claro que eso tambien te lo enseña el tiempo y la vida.

Para ser justas, con la edad de la hija de mi amiga yo me hubiera quitado tetas para parecer más intelectual. Es el mismo error. Así que no puedo menos que entenderla.

Anuncios

9 Responses to Tetas

  1. Chapó, ó chapeau! como se diga… es así, somos productos de lo que nos toca vivir… Y yo empeñado en HACER PENSAR! ¿Merece la pena querida Amiga?

    Besos…

  2. …Y a todo ésto ¿le han quedado bien…?

  3. antonio fuentes dice:

    Tendrá buenas tetas pero ¿tiene cabeza?
    La belleza pasa y queda lo demás o como dicen por las paredes de Barcelona:
    Nena, la belleza está en tu cabeza.

  4. Santiago dice:

    Espero no verlo a lo largo de mi vida, pero a mí me parece que cada vez será más normal esta clase de intervenciones de cirugía plástica, tanto en mujeres, como en hombres. Y con el tiempo serán más sofisticadas, hasta el punto, que veremos pasear por las calles gentes con la cara de Paul Newmann, Sofía Loren o con la del guapo o guapa de moda.
    Claro que todo este terror nos lo podríamos ahorrar, si se descubriera antes la técnica de transplantar cerebros, ( sanos por supuesto ).

  5. Danubio dice:

    Siempre me ha hecho un poco sonrojar la impostura de los que abogan por lo natural (y no me refiero a usted, doña) cuando quizás en su propio entorno abunde lo artificial. Y digo impostura y no contradicción porque éstos, los contradictorios, suelen manejar con irritante torpeza la tentación de pretender irse de rositas por mor de confundir la diferencia con una contradicción que es sólo incoherencia.

    Porque en el caso que nos ocupa y dejando a un lado problemas que pudieran existir y referidos siempre a la propia salud, el ponerse tetas, labios (en cualquiera de sus acepciones) e incluso glúteos y ombligos, es sólo una cuestión de estética, buen gusto y charme.

    Porque no sólo a los toros sino a cualquier lugar no me agrada mucho que vayas con minifalda porque tus piernas no son demasiado largas (naturalmente me estoy refiriendo a alguien imaginario) ni tampoco que te repintes como una puerta eligiendo mal el color y yéndote a la calle, encima, tan obscenamente dispuesta. Y lo mismo diría de los wonders, mechas y peinados, afeites y tacones del siete.

    Porque todo vale en la viña del Señor, cuando el buen gusto y la elegancia se derraman con esa disposición.

    Por cierto Dña. África, le ha faltado a usted tiempo para decirle a su amiga en sentido figurado, claro está.

    – Oye y calla porque de esta elegancia tengo yo una mayor talla.

    Un apasionado y sincero beso.

  6. Africa Puente Cristo dice:

    Pues le han quedado muy bien. Y usted como siempre Danubio perdiéndose en la rama de la rima. Lo que intentaba expresar es que muchas veces nos sometemos a la dictadura de la moda. Simplemente eso. Aunque compruebo con alegría que ha sido hablar de tetas y aparecer usted por aqui.

    Menos mal que Santiago, Antonio y mi diablo me han entendido perfectamente.

  7. Pues me alegro de que le hayan quedado bien, que sea un poco más feliz al menos…

    Besos querida bruja.

  8. Danubio dice:

    Digamos mejor, Dña. África, que yo la entiendo demasiado bien y eso por lo que veo no le acaba de satisfacer en demasía. Por otra parte, parece se sigue fijando usted en cómo y no en lo que se expresa. Pero bien, si se trata de ir por la cuerda del bien quedar, me sería de gran ayuda que me facilitase el modo de ajustar mi enfoque, para que así sea recibido entre ese grupo de elegidos.

    Un respetuoso saludo, no vaya a ser que…

  9. Herminio dice:

    Creo que este comentario salió en selecciones: “… que actualmente se invierte más del triple en investigar sobre productos para la erección y en implantes de senos que en investigar el mal del Alzheimer… ” Así que dentro de unos años habrá mas personas con senos grandes y penes duros, pero sin recordar para que son…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: