Yasmina

jazmin201

Esta tarde he tenido un ataque de ternura. Ha aparecido así, sigilosamente, sin notarse a penas, envuelta en unos ojos negros y dos coletas de pelo rizado.

Trasteando siempre todas las tardes se para en la oficina, me revuelve los clips, juega con los papeles y dibuja círculos  extraños en los folios. … La veo, la dejo, a veces le hago un guiño, casi siempre me hace reír a carcajadas. Me hace perder el tiempo dibujándole muñecos en los pulgares y explicándole el nombre de las cosas. Es tremendamente activa y tiene ansias de aprender y aprehender el mundo. Me distrae, me aparta de las cuentas, la ignoro, la evito, la soporto… Me gustan sus palabras menudas de un castellano infantil e ilegible. La enseño a tocar  el teclado    y la magia de una pantalla en la que aparece Micky  Mouse.

Es un trasto que llora en cuanto su madre desaparece y no tiene consuelo.

Compartimos las simpatías hacia las muñecas de trapo y la aversión hacia las barbies canijas. Nos gustan las trenzas de lanas y las barrigas abultadas de los peluches.

No soy mujer de palabras aniñadas, no sé aflautar la voz ni el gesto ante un bebé, me pone nerviosa las rabietas, los llantos demedidos , me cansa estar pendiente de cada travesura, cada gesto, cada peligro potencial…

Hoy su madre ha salido un rato, ella andaba jugando, siempre que su madre se va llora desconsolada, menos hoy que  ha buscado su ausencia,  y sin llorar me ha mirado. Me ha extendido los brazos, la he llevado a mi regazo  junto al teclado y alli, sin hablar, me ha abrazado tranquilamente y me ha acariciado el pelo…

 Le he contado que hay ratones que dejan regalos cuando se le caen los dientes a las niñas  y ratones que cambian las pantallas con un movimiento de  dedo.  Le he contado que su nombre es de un cuento hermoso:  “Las mil y una noches” , de una princesa que no le importó enamorarse de un plebeyo… No me entiende del todo, sólo tiene dos años.

Yo hablaba y ella me enseñaba que los miedos se vencen si tienes un regazo amigo donde acurrucarte, que lo importante es el apoyo, la entrega de unos brazos. Que muchas veces no entendemos las palabras pero conocemos los gestos y los tonos. Y la complicidad entre humanos siempre será  un milagro.

Esta tarde me ha asaltado la ternura, ella se llama Yasmina (Jazmín en castellano) su madre Hannan. A las dos le brillan los ojos.

Anuncios

One Response to Yasmina

  1. caberna dice:

    Que sigas teniendo estos hermosos ataques de ternura y que nos los sigas contando tan bien como tú lo haces.
    Tengo en la reja de mi ventana un jazmín que crece enrollado hacia el cielo y dando aromas maravillosos. Es una planta estupenda que todos deberíamos tener, como tú.
    Un beso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: