Las linces

cabeceralince

 

Me ha sentado mal el cartelito, me parece que intenta ser agresivo y se ha pasado tres pueblos, pero ellos son así, bien sabemos que son así.

Juegan con la culpa. La mayoría de nosotros y nosotras nos hemos criado con la culpa a cuestas. La culpa es un sentimiento común a los católicos o a los educados en el catolicismo.

 Yo siempre he estado a favor del aborto, a favor que cada cual actúe en conciencia y algo que se practica bajo un certificado médico de pago y a escondidas se haga legalmente. Creo que las mujeres tenemos derecho a decidir y que hacerlo es algo traumático por lo que jamás pasará ningún hombre.

 A nosotras nos toca decidir sobre nuestro cuerpo y el cuerpo que se aloja. Es duro, difícil, incluso injusto, pero va con nuestra naturaleza.

Las mujeres hemos abortado a lo largo de la historia, con dolor y con peligro de nuestra vida, hemos muerto y nos han encarcelado por ello, a los compañeros jamás se les ha juzgado. Ellos no formaban parte del ciclo de la vida, del dolor de cortarla o el miedo de perpetuarla, se nos dejaba solas con toda la responsabilidad y la culpa…

 Pero los de la conferencia deciden y nos condenan, no sé si a un infierno cotidiano o al infierno del miedo y de la duda, nos condenan al dedo acusador de los “buenos”. A la intransigencia feroz de los que no tienen ovarios.

Ellos que condenan la homosexualidad y los condones, el sexo, el erotismo, la alegría. Ellos que hasta hace poco bendecían los tanques, oficiaban en las batallas y se ponían al lado del poder.

Ahora nos comparan con los linces y nos tiran a la cara la culpabilidad que nos enseñaron de niños…

Me sumo a la red, YO SOY UNA LINCE

Anuncios

9 Responses to Las linces

  1. laura dice:

    Qué coincidencia! Acabo de escribir también sobre los señores de la iglesia pero a cuenta de otro asunto. Es que están que se salen.

  2. Paloma dice:

    Siempre te explicas tan bien…. gracias. Ha sido interesante la charla de esta tarde, nos debemos un (o unos) cafés. Un beso

  3. […] de blogs que se suman a la iniciativa es enorme. Dejo una pequeña muestra que irá aumentando: África Puente, Amparo, Ana Isabel Espinosa, Ángeles Álvarez, Antonio Cambronero, Arambol Palentino, Carlos […]

  4. antonio fuentes dice:

    Gracias a un cura que tenía cuando estudiaba el bachillerato, aprendí la sinrazón de la iglesia.
    Con respeto a las personas religiosas a nivel personal, cuando la iglesia opina e intenta manipular los miedos y sentimientos, como me demostró aquel cura: CUANDO DIGA ALGO LA IGLESIA, POR PEQUEÑO QUE SEA, SIEMPRE, SIEMPRE, SIEMPRE, LA RAZÓN ESTÁ EN EL OTRO LADO.

  5. Milano dice:

    A mi me parece que la clerigalla está radicalmente equivocada cuando habla de sexo. Algo les pasa…

    …debe ser que lo han probado poco y malaverigüao.

  6. caberna dice:

    Evidentemente no puedo sentir como una mujer en este tema, por eso siempre me quedaré al filo de la prudencia, oyendo atentamente…
    Pero una de las pocas cosas que me he atrevido a decir siempre es que no creo que ninguna mujer aborte simplemente por un capricho, como una costumbre, un hábito adquirido, algo que está de moda. Creo que a una mujer se le deben desgarrar muchas cosas por dentro -además de su cuerpo- cuando decide abortar. Y como en tantas otras cosas, la Conferencia Epi se equivoca.

  7. Rosi Sentís dice:

    ¡que sabrá la conferencia Epi de estas cosas? realmente estan que lo tiran , se meten en todos los charcos y todo contra el gobierno y ,creo yo,contra la sociedad civil,opinan sobre homoxesualidad igual que sobre Educación para la Ciudadania,el aborto o lo que caiga,la verdad es que sus comentarios son cada dia más intrasigentes y retrógrados,en cuanto al aborto piensan ellos que alguna mujer aborta porque si,realmente estan pero que muy equivocados,pero debe existir un marco legal que acoja las necesidades de las mujeres en determinados momentos y circustancias,con repecto a este tema, como a otros

  8. Bibi, vive y deja vivir!!! dice:

    Bibi, vive y deja vivir!!!
    Viva la mujer que no te interrumpió voluntariamente tu vida durante su embarazo!!!
    Viva la madre que te concibió!!!
    Subhumano
    En 1930, Alfred Rosenberg en Der Mythus des 20. Jahrhunderts utilizar el término Untermensh (subhumano) para referirse a aquellos que, supuestamente, se hallaban por debajo de lo humano. El término hizo fortuna y en 1933, una publicación de la SS titulada precisamente El subhumano cargó contra los judíos indicando que pertenecían a esa categoría. En 1942, la Oficina principal de la raza del III Reich distribuyó un panfleto titulado Der Untermensch (El subhumano).

    El texto tuvo una tirada de 3.860.995 ejemplares en alemán y además se tradujo a otras catorce lenguas europeas más. En la obra se señalaba que “el subhumano, que biológicamente aparenta ser una creación de la naturaleza similar con manos, pies y una especie de cerebro, con ojos y una boca, es, sin embargo, una criatura completamente diferente”. A esas alturas, el método nacional-socialista resultaba obvio. Para emprender con éxito la gigantesca tarea de exterminar a millones de seres humanos, antes había que desproveerlos de su condición de tales. Apelando a la ciencia – una ciencia risible, dicho sea de paso, judíos, enfermos mentales, personas con dolencias irreversibles fueron clasificados como algo vivo, pero no humano. Una vez colocados en ese grupo, la tarea del exterminio masivo podía llevarse a cabo con total tranquilidad. Y, efectivamente, así fue. Comento todo esto no por el gusto de desplegar ante el lector algunos datos poco conocidos de la Historia del nacional-socialismo alemán, sino para indicar que estaba prácticamente convencido de que el concepto de subhumano había quedado confinado a las páginas más siniestras de la Historia hasta que esta semana tuve ocasión de escuchar a la ministra Aído afirmando que un feto era un ser vivo, pero no un ser humano como había dejado de manifiesto la ciencia. Si en vez de escuchar semejante dislate con acento andaluz lo hubiera oído en alemán, les doy mi palabra de honor de que hubiera puesto mi mano en el fuego porque acababa de pronunciarlas un convencido miembro del partido nacional-socialista obrero alemán (NSDAP). Si la ignorancia es una eximente – y resulta más que dudoso – quizá la ministra sea inocente, pero esa circunstancia no se puede aplicar a Ángel Gabilondo, el ministro de educación. Cualquier persona decente habría respondido que las palabras de la ministra son, como mínimo, una majadería. Pero, interrogado sobre ellas, el señor Gabilondo prefirió escudarse en la frivolidad para no descalificar a su más que objetable compañera de gabinete. Para ser sinceros, no sé cuál de las conductas me parece peor, si la de una ignorante que priva a seres inocentes de su carácter humano para legitimar que se los extermine en masa sin el menor escrúpulo de conciencia o la del profesor universitario que, encaramado a una poltrona ministerial, se inhibe con una gracieta de denunciar semejante barbaridad. En el III Reich, hubo idealistas, no pocas veces semianalfabetos, dispuestos a ejecutar cualquier orden que procediera de su Führer como una señal de progreso, pero tampoco faltaron sujetos con más instrucción, ascendidos a cátedras o ministerios, que se limitaron a mirar hacia otro lado al ver cómo se expulsaba a los judíos de sus trabajos y se preparaba a la población para el baño de sangre. Se puede discutir quién tuvo más culpa del genocidio, pero sus bases quedaron asentadas cuando alguien afirmó que algunos seres humanos eran subhumanos.

  9. Pregunto dice:

    ¿La alegría?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: