Censuras

dolor

 

Nunca me gustó la censura, siempre la asocié a la época en la que cortaban los besos en las películas o las palabras en los libros, recuerdos de mis padres de un tiempo gris en España.

Desde que empecé con el blog jamás censuré nada, salvo un poema de Goytisolo, no fue por el poema, es bonito y me gusta y he arrullado a mi hijo con su versión cantada de Paco Ibáñez, un poema que asocio a muchas cosas tiernas e importantes para mi, pero cuando alguien lo puso en la entrada que dediqué a Manolo Calleja para burlarse de él no lo publiqué. Me pareció de mal gusto que alguien intentara burlarse del dolor y la impotencia que en ese momento sentíamos.

Esta semana a raiz de la entrada de “Premios del 8 de marzo” he recibido muchas amenazas, insultos y comentarios fuera de tono que no he querido publicar. Cuando los leia me producía una profunda tristeza porque es cierto que aquellos o aquellas que los han escrito lo han hecho bajo seudonimo aunque saben perfectmente que África Puente Cristo tiene nombre y apellidos reales y jamás se ha ocultado. Y el odio que destilaban se sentía más allá de la pantalla. Un odio que hería como cuchillos.

A los autores de los comentarios malintencionados, mal escritos también, con grandes faltas de ortografía y de sintaxis, he de decirles para que estén tranquilos que me han hecho daño. Me ha dolido ver que hay gente que me odia, aunque no entiendo muy bien porqué, supongo que por el hecho de ser libre y de demostrarlo día a día. Lo he pasado mal, ha sido una semana extraña y terrible, pero a pesar de las amenazas no voy a borrar lo que escribí y me reitero en ello.

También decirle a los autores de las amenazas que las ips aparecen en sus comentarios, aunque sólo ante la visión de la autora del blog, y hay ips conocidas por mi y sé perfectamente e incuestionablemente quienes han sido.

Aún así, estoy dispuesta a publicar cualquier comentario donde no haya ni insultos ni amenazas, para eso hay otros foros y otros lugares. Este territorio es mío y de aquellos y aquellas que quieran leerme y comentar con educación.

Por lo demás sigo encantada de tener tantos lectores, y sé que no puedo gustarle a todo el mundo. Aún así gracias por asomaros a este blog.

Anuncios

15 Responses to Censuras

  1. Álvaro Guzmán dice:

    Estimada “África”:

    Ante todo mi solidaridad por las agresiones de las que eres víctima por ser libre y sobre todo mi apoyo incondicional.
    Te entiendo perfectamente, ni eres la primera, ni serás la última que los intransigentes intentan coaccionar.
    Sigue así, como siempre, volando libre.

    Un beso

    Álvaro

  2. antonio fuentes dice:

    Sólo insultan los cobardes, carentes de argumentos para debatir. Piensa que no estas sola, somos muchos lo que te apoyamos.
    El hecho de insultar sin dar señas, usando seudonimos, define que tipo de persona se es.

  3. Laura dice:

    Ya lo siento África… Hay gente que no es capaz de asumir las críticas y verlas como una parte más de lo que te expones cuando entras en el espacio público. Lo que más siento es que hayas dejado que te duela. En menos de dos meses dos de los bloggeros a los que leo con asiduidad han visto como las amenazas llegaban a sus pequeños espacios en la red y es una pena. Es una pena porque se esconden en el anonimato que da internet y no se atreven a decir las cosas a la cara. Es así de triste.

    Sabes que somos muchos los que seguimos aqui, los que esperamos que nos sigas contando cosas, asique amiga solo te pido que sigas adelante.

    Un beso muy fuerte (aunque sea virtual sé que llega)

  4. ¿Qué te voy a contar querida amiga?

    Mucho ánimo. Besos…

  5. Javier Martínez dice:

    “Se premian entre ellas, por ser buenas, feministas afines al poder, mujeres liberadas del yugo del patriarcado doméstico, subyugadas a otros patriarcados de cadenas invisibles donde la cerradura la maneja siempre un hombre. Y ellas asienten convencidas que hacen lo justo y lo debido. Mientras el color violeta se destiñe en un gris ceniza”.
    Sólo quien escribe así de bien puede suscitar la envidia de los/as más mezquinos/as, sólo quien está cargado de razón levanta las iras de aquellos y aquellas que han tomado la estulticia por bandera. Y de esos, África, ya sabemos que hay muchos y muchas. Por eso tus palabras, África, son un soplo de esperanza para la gente de esta ciudad. Tu ciudad querida. Déjales que usurpen las siglas, emborronen los valores, pisoteen los principios. Nos queda la palabra y la palabra es tuya, un arma cargada de futuro.

  6. Africa Puente Cristo dice:

    Gracias.

    Álvaro hace mucho que no escribes en las páginas de Ceuta, siempre te he admirado, saber que tú me lees y encima me das ánimos me llena de alegría.

    Antonio, siempe amigo, siempre apoyándome, me haces falta.

    Laura, tienes unas de las voces más bonitas que he oido, no te preocupes niña, que seguiré escribiendo, no dejé de hacerlo por los insultos ni las amenazas sino por la organización de la Carrera y todos los actos del 8 de marzo, ya sabes.

    Mefis, qué alegría verte de nuevo. No te vayas del averno cielo.

    Javier, cómo eres, como te pones cuando te pones, entran ganas de coger la pancarta y a la calle. Claro que el otro día cogidos del brazo por la calle Real y tú con un ramo de rosas rojas es casi lo mismo.

    A todos y todas, gracias, seguiré, no os quepa la menor duda.

  7. Milano dice:

    Si he perdido la vida, el tiempo, todo
    lo que tiré, como un anillo, al agua,
    si he perdido la voz en la maleza,
    me queda la palabra.

    Si he sufrido la sed, el hambre, todo
    lo que era mío y resultó ser nada,
    si he segado las sombras en silencio,
    me queda la palabra.

    Si abrí los labios para ver el rostro
    puro y terrible de mi patria,
    si abrí los labios hasta desgarrármelos,
    me queda la palabra.

    Y, además, te quedan las mejillas llenos de besos, conste.

  8. Veronique dice:

    No puedo más que estar de acuerdo contigo y con tus palabras.
    Sabes que te comprendo perfectamente y que estas cosas sólo tienen que servir para darnos ánimos y fuerzas. Las hacedoras somos conscientes de que nos encontramos continuamente con censuras y zancadillas, pero las utilizamos como motor de cambio.
    Un beso muy fuerte para esa mejilla llena de besos (como dice Milano) y mucho ánimo para seguir “viviendo a trompicones”. Siempre te acompañaré en tu camino de espinas y rosas.

  9. caberna dice:

    Una voz y un nombre más de apoyo: el mío.
    CARLOS BERNAL.

  10. Rosi Sentís dice:

    Por supuesto que tienes mi apoyo incindicional,yo tengo una máxima en la vida”para atras ni para coger impulso”adelante , amiga

  11. Africa Puente Cristo dice:

    Ay Milano, Veronique, Caberna, Rosi… mira que os he cogido cariño, gracias.

  12. Mariano Zugasti dice:

    Creo que ‘Viviendo a trompicones’, firmada por, no sé, Calamaro mismamente, sería una canción perfecta para aquella caminata, ¿no? Jajajaja. Besos

  13. Veronique dice:

    Ya sabes, Mariano, sólo falta que alguien como tú la escriba. África y yo podemos darte el estribillo, que nos lo sabemos de memoria de tanto como se ha repetido en nuestras vidas.

  14. Hola África.
    Se muy bien como te sientes, pues a mi me ha ocurrido exactamente lo mismo.
    Yo publicaba todos los anónimos que me llegaban, y habían algunos que me legaron a “tocar” tan adentro que estuve a punto de cerrar el blog.
    Yo además de ser muy respetuoso con todos, no me escondo de nadie. Y duele profundamente que los anónimos lo sepan todo de mi, y yo no sepa quien esta detrás de todo esto.
    Te deseo que te hayas librado de todos estos “personajes”
    Un abrazo.

  15. caberna dice:

    …Se me olvidaba comentarte, amiga, que yo lo que suelo hacer cuando me llegan comentarios poco amables a mi blog (dirigidos normalmente contra personas que participan en él, más que contra mí mismo)pues es borrarlos directamente, sin plantearme si estoy atentando o no contra la libertad de expresión. Sin ningún complejo pienso: “Este rinconcito es mío y aquí pongo lo que me da la gana, permito que se escriba lo que yo quiero y en paz”. Y duermo tan ricamente, oye.
    Esta misma mañana acabo de barrer dos suciedades que estropeaban el horizonte claro del Sur que quiero que se trasluzca desde mi ventana. Y sin ningún complejo. A manchar a otro sitio, ea.
    Un fuerte abrazo…
    ¿Estás sin conexión a internet o es un poco de bajonazo esa sensación que me llega desde tu ausencia? Venga, escribe, mujer.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: