Cabalgata de Carnaval

carnaval-ceuta1  

Contra todo pronóstico el sábado por la tarde no llovió, así que la Cabalgata de Carnaval pudo lucirse con todo su esplendor  por  la Calle Real y el Revellín.

El día anterior habíamos terminado a la una de la madrugada dando los últimos retoques a un disfraz ostentoso y difícil. El sábado amaneció lloviendo, muchas del grupo andaban tristes, yo pensaba que en el peor de los casos tendría traje para otro año.

Pero el tiempo fue clemente con nosotras….

Y allí andábamos, con un traje de tres metros de diámetro, un tocado que nos hacía cincuenta centímetros más altas y una explosión de color llenando la calle.
La gente nos gritaba guapas, yo me sentía guapa, algo incomoda pero guapa con pestañas larguisimas, brillo y color por la cara y vestido de cuento de hadas…carnaval-cabalgata1

El paseo fue largo, bailamos durante todo el recorrido, un baile de tenues caderas y con pasos cortos, para mantener el tocado y no pisarnos el traje (me lo pisé un par de veces) Hubo aplausos y gente a la que quiero me lanzaba besos al reconocerme. Estuvo bien.

Al llegar a la Gran Vía estábamos cansadas y felices y nos fuimos a cenar todas juntas. Es muy complicado manejar los cubiertos con mangas de campanas y sentarse como una debe con una falda armada.

Brindamos, nos mezclamos con otros disfraces, me quité el tocado, tanta pluma me estaba agobiando.

Nos bautizaron, a mi y a otras nuevas compañeras por entrar en el grupo, derramaron cava por nuestras cabezas y por nuestros cuerpos a las que corrieron menos, no sin antes hacernos jurar (prometer en mi caso) por el dios Momo que jamás desvelaríamos los secretos de los disfraces y guardaríamos silencio hasta el desfile.

Bailé con la cabeza mojada, el cuerpo me lo protegió la carrera (llevaba zapato plano)

La madrugada me sorprendió de risas con un extraterrestre y bailando con una vaca loca. Las confidencias de amor  las tuve con un egipcio del que no recuerdo el nombre.

Al entierro de la Caballa no he asistido porque no me apetecía vestirme de negro y porque andaba adolescente de sofá y mantita.

Y justo el día de la Cabalgata se iniciaba un Vía Crucis en mi tierra, contradictoria ciudad que celebra el Carnaval en la Cuaresma.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: