En comisaría

 

 

comisaria    Ayer pasé dos horas en comisaría, mi hijo había perdido o le habían quitado la cartera y quería denunciar estar sin DNI. Me pidió que lo acompañase y yo accedí a cambio de que antes pasáramos por la concentración por la paz que había convocado el Psoe. Ya sé que no andaba de acuerdo con la convocatoria de Carracao que me parecía tibia, pero al fin y al cabo pertenezco al partido y ando a favor de la paz. Ni doscientas personas concentrándose allí, en su mayoría políticos, directores provinciales y oficialistas. Algunos hacedores del partido que creemos en la paz y gente de asociaciones, la mía ni apareció.

Pues eso, foto de rigor, manifiesto y a los diez minutos a casa, en nuestro caso a comisaría. Y allí nos dedicamos a esperar.

Mientras esperábamos apareció un crío de unos quince años, negro, asustado, con la mirada baja. Una policía local le decía que no tenía que tener miedo y él se limitaba a mirar con los ojos grandes y sin decir una palabra. Miré a la policía, era casi como yo de alta y con menos quilos, probablemente vestida de paisana sería una mujer pequeña pero así asustaba, con sus botas enormes, su porra y ese uniforme azul. Entró dando cuenta que era la dueña del espacio, pero mis garras de gata le persuadieron, mentalmente, que el mío ni tocarlo. Salió, dejando al chaval,  a mi hijo y a mí solos.

El chaval miraba al suelo, no sabia español, y según oí esperaban a su educador para que lo acompañase. Alguien dejó caer que habia sufrido un intento de violación, con una agresión de camino a su centro de acogida y a mi  me rajó por dentro.

Me dolió tanto que cogí las manos de mi hijo intentando protegerle, a él y al otro de todo  lo que ocurre fuera.

Después entró una pareja, ella de mi edad, con el pelo largo permanentado y llenito de mechas, él en chándal de dos tallas menores y gritando. Tras ellos un joven al que le habían robado la moto y era el hijo de la pareja. Los tres gritaban y la policía les hacia caso pasándose claves por los walkis de dónde andaría la moto. Contaban la historia mil veces, el hijo decía que si pudiera mataría al ladrón, el padre que lo iba a llenar de palos.

Vino el educador y se llevó al chaval, un rastro de ternura lo siguió con mi mirada. La mujer se acercó a mí y me explicó que no se había sentado antes porque estaba un negro y le entran picores si se pone al lado. Me levanté y salí a la puerta con la excusa de un cigarro.

El hombre desproticaba sobre Zapatero y una nueva mujer que entraba explicaba que los negros huelen mal y que Zapatero nos lleva a la crisis.

Un policía nos invitó a entrar y pusimos la denuncia, era un hombre joven que agradecía la manera de explicarle con serenidad y franqueza los hechos, dejando que hablara mi hijo. Me pareció una tontería en medio de aquel caos y aquella mediocridad tan evidente.

Al salir, Pablo, mi hijo me besó y yo extrañada le miré, “es que me gusta como es mi madre”.
Llovía, compartimos paraguas y nos acompañó un silencio cómplice, ese silencio que nos une desde  su gestación.

Anuncios

2 Responses to En comisaría

  1. laura dice:

    Cuando oigo comentarios como los que relatas en esta entrada acerca de las personas de otras razas me entra una angustia que suele traducirse en miradas asesinas e incluso en gritos. Hay tanta gente estúpida por el mundo…
    Leerte me ha emocionado, yo también pienso que tengo mucha suerte de que mi madre sea como es y es algo que los hijos no siempre sabemos decir. Eres afortunada.

  2. caberna dice:

    Enhorabuena por la entrada -tan auténtica- y enhorabuena por el hijo que tienes. Cuida ese tesoro, no suelen abundar.
    Un beso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: