“La mañana teje su manto…”

 

 

amanecer

 

En la tele aparece una mujer hermosa y joven vendiendo su última ruptura para que el público en general la vea, la compadezca y la acepte, mientras ella supongo que ganará un buen dinero por ello, a costa de muchas vidas vacías deseosas de saber que la gente de la prensa rosa “tambien llora”.

Sin hacerle demasiado caso, hay una frase suya que me revuelve por dentro “lo peor de todo es volver a empezar” dice entre lágrimas. Lo peor de todo es el dolor de la ruptura, pienso, la soledad de lo cotidiano, lo que  cuesta volver a retomar siendo una parte entera y no dos partes. Aprender a curarte las heridas sola y a andar.

Volver a empezar es lo mejor, la oportunidad que la vida te da para comenzar de nuevo, para seguir de” tu  corazón a tus asuntos”, y seguir ilusionándote por la vida. Además siempre tenemos a los hijos, la familia, los amigos y cualquier oportunidad de mejorar el mundo.

Para mi la pareja nunca fue una meta, sino un camino, a todos nos gustaría llevar siempre los mismos compañeros de viajes pero hay que entender que cada uno tiene un destino, un lugar donde parar, o donde desviarse. Me hubiese gustado compartir mi viaje con la misma persona, manteniendo la ilusión y la alegría… pero la libertad del otro y la mía fue mas fuerte. No pudo ser.

Pero eso no es un fracaso. Hubiese fracasado si no hubiera amado, ni me hubiera implicado, si mi sangre  no se hubiera revuelto ante su piel y no hubiera sentido la eternidad del amor, que dura eternamente mientras se siente.

La gente habla de fracasos amorosos, cuando realmente fracasar en el amor es no sentirlo. Pero vivimos en una sociedad extraña que lo importante son los resultados y no el camino ni el aprendizaje.

Me siento afortunada porque el milagro del amor me ha poseído muchas veces, porque he perdido quilos, la razón y el norte, he tenido la risa tonta de la felicidad y los ojos llenos de brillo. He salido corriendo a su encuentro, he vivido en una montaña rusa de sensaciones y he podido descansar en un cuerpo amado, sintiéndome amada.

Después, cuando alguno de los dos viajaba en otro sentido,  he llorado, blasfemado, me he muerto y he resucitado, me ha venido el dolor y las ausencias, pero he vuelto a la vida, dispuesta a volver a amar.

Afortunadamente estoy viva.

 

 

 

Anuncios

14 Responses to “La mañana teje su manto…”

  1. caberna dice:

    Dang…
    Las campanas dan la una.
    Una mirada, una sonrisa,
    una escapada a la luna.

    Dang, dang…
    Las campanas dan las dos.
    Dos caminos, dos historias,
    dos fracasos de amor.

    Dang, dang, dang…
    Las campanas dan las tres.
    Otra mirada, otra sonrisa,
    tal vez otro amanecer.

  2. santiago dice:

    Dang, dang, dang, dang…
    Las campanas dan las cuatro,
    En el amor, lo verdadero,
    y en el escenario, el teatro.

    Tienes razón, amor fracasado es aquél que ha perdido la alegría, la ilusión, la fantasía, y ha entrado en una aburrida monotonía, convirtiéndose en una absurda representación teatral.

    ¿Para cuando la música para estas progresivas campanadas?

  3. Danubio dice:

    Dang, dang, dang, dang, dang…

    Las campanas dan las cinco
    y por el amor sangro, lloro
    beso, me río y brinco.

    El mayor fracaso en el amor es no haber reconocido jamás que se persistió en una elección equivocada.

  4. Milano dice:

    …no soy capaz de rimar la sexta campanada.
    Pero, conste que lo he intentado
    y me ha salido una chorrada…

    ¿Lo ves?

  5. caberna dice:

    Jejejeje… ¡Sois la leche, amigos!
    Pero sí, habrá que poner música para tanta campanada.
    Un abrazo.
    (perdona, África, que hagamos estas cosas con tu blog)

  6. Africa Puente Cristo dice:

    Dang, dang, dang, dang
    dang, dang, dang

    Las campanas dan las siete,
    es el amor lo que importa.

    ¡Qué pèna de aquel que no siente!

  7. Milano dice:

    Las campanas dan las ocho
    y aunque piense mal
    es amor lo que derrocho…

  8. caberna dice:

    Sea el amor que va y que viene
    el que mueva las campanas;
    que también nos mueva el alma
    mientras van dando las nueve.

  9. Danubio dice:

    SE NOS OLVIDÓ.

    ¿Que no sabéis de qué os hablo?
    en seguida lo entenderéis
    aguzad un poquito el oído
    y sentid cómo suenan las seis.

    Dang, dang, dang, dang, dang, dang.

  10. Milano dice:

    Estarías bailando el vals
    porque las seis ya están dadas
    ¡Y tú sin enterarte de nada!

  11. Danubio dice:

    No me había dado cuenta
    pero tienes mucha razón
    al no notar esa chorrada
    que tan redonda te salió.

  12. caberna dice:

    … Y entre tanta campanada
    “las once dan, yo me duermo,
    quédese para mañana”***

    *** Se lo tomo prestado a Baltasar de Alcazar

  13. caberna dice:

    África, el reloj del blog no va bien, porque te juro que son las once de la noche.

  14. Africa Puente Cristo dice:

    Jajajaja, ya lo sé Caberna, cosas del internet, pero lo has escrito a las once y yo doy fe.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: