El Cardenal en la plaza.

vista_plaza_colon_ha_celebrado_hoy_misa_familias

 

Tiene razón el Cardenal, y los que lo siguen el la Plaza de Colón de Madrid: el mundo está perdiendo valores clásicos  y nos estamos volviendo relativistas. El concepto de familia se ha perdido y vamos a un declive total de ética y de moral tradicional.

Era mucho mejor cuando no se le ponía puertas al campo y los hijos venían sin control, la mayoría morían al poco de nacer y los que sobrevivían a los diez años ya trabajaban para la economía familiar. La mayoría no estaban escolarizados,  eran la mano de obra barata que hoy ocupan los inmigrantes. El mundo era más plano, aprendías a leer y a escribir, trabajabas en un taller si eras hombre, si eras mujer en una casa de servicio doméstico y en cuanto hacías el servicio militar te casabas y tenías hijos.

Perpetuabas la especie, las mujeres cuidaban a los hijos y el hogar y los hombres traían el dinero a casa. La familia era sólida. Si no te gustaba el modelo no te podías divorciar. Las mujeres se consolaban solas y los hombres buscaban alegrías fuera del hogar. El Estado y la Iglesia toleraban estos deslices a cambio de tener una familia consolidada.

No existía el aborto, no había cifras, hoy decía el Cardenal que ellos son los Santos Inocentes, y a mi me da rabia sólo oírlo. En España se abortaba en condiciones infrahumanas que acababan con la vida de muchas mujeres, otras utilizaban remedios caseros que diezmaban su salud. Quizás era el castigo por no desear a un hijo, curiosamente esa culpabilidad siempre la hemos arrastrado las mujeres, los hombres eran el esperma perdido del óvulo libertino del momento.

No quiero ahondar más en esto, porque ya dije lo que pensaba en otra entrada. Pero me duele, me duele que se revindique un modelo como si ese fuera el único, o como si no anduviéramos en una sociedad que cada día se inventa y se crea, y valora cada vez más la vida de los seres humanos.

Cuando el modelo tradicional de familia las mujeres parían en sus casas asistidas por una partera, estaba mal visto gritar, que no te oyeran los hombres y todo ocurría en clandestinidad y silencio. Éramos el conducto, la vía de perpetuidad de la especie, pero nadie se ocupaba de nuestro dolor y nuestros miedos.

Ese era el modelo: el padre, la madre, los hijos y las hijas y por ese orden. Todo ordenado y estructurado por la Iglesia y el Estado. Esperando que todo fuera así eternamente.

Pero el amor es caprichoso y sobretodo libre, y  los humanos aman de manera distinta y enriquecedora, y se juntan como pueden o como desean y hay familias tan distintas, con tantos prismas diferentes que ponerles puertas al campo es una barbaridad y además es inútil

Y ya que hablamos de familia, en Gaza hay muchas familias destruidas.

 

 

Anuncios

5 Responses to El Cardenal en la plaza.

  1. Milano dice:

    …y además, mantienes la calma y el buen tono. Incluso evitas una blasfemia a tiempo, que sería una ordinariez, es verdad, pero relaja un montón. Gracias, África, por ese tono amable, pero firme.

  2. Rosi Sentís dice:

    Quieren sostener lo insostenible,una sola pregunta¿en ese mogollón de gente¿cuantos trabajadores y parados habia?

  3. caberna dice:

    Parece, según las palabras de Rouco, que a las mujeres de las familias cristianas les obligue la ley del aborto. Parece que tienen que abortar por obligación legal. ¡¡¡Qué manera de distorsionar la realidad!!! Pero Monseñor, por diosbendito:
    – Que el aborto es un derecho de la mujer y no una obligación.
    – Que con la familia cristiana no se mete nadie ni nadie la persigue.
    – Y que sin embargo , usted no para de perseguir y de intentar anular a los otros tipos de familia que EXISTEN Y SON TAN FELICES AUNQUE USTED NO QUIERA.

  4. caberna dice:

    Te dejo una frase de Fernando Savater en una entrevista reciente: “El catolicismo se esta islamizando. Recuperar la intransigencia dogmática no es mala política para ellos. Fíjate que los escépticos tolerantes estamos justo en medio de dos poderosas piedras de moler”
    Interesante reflexión, ¿no te parece?

  5. Milano dice:

    Se tienen que meter en sus templos y dejar la política para los que reciben los votos… Su tiempo oscuro ha pasado y no se puede consentir que vuelva la sinrazón. Habría que decir masivamente que las religiones son las estafas más grandes jamás inventadas y toleradas, y que son las más dañinas. Que venden humo místico; que ya somos mayorcitos para ser tutelados por iluminados de tres al cuarto… que su discurso no tiene base, que son castillos en el aire, que son unos engañabobos, que el traje del rey no es tela invisible, que el rey va en pelotas picadas…

    …perdona África, es que no puidorrrrr

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: