Ausencias

 

 

 

acebo1    Cuando era más joven, casi una adolescente, leí la novela de Mercedes Salisachs  “El volumen de la ausencia”, me pareció un título extraño y contradictorio. La  novela define muy bien el lugar que ocupan las ausencias,  pero ha sido el tiempo y la realidad de la vida la que me ha hecho entenderla.

Las ausencias ocupan huecos enormes que por mucho que llenes de alegrías, compañías y reencuentros,  no se cubren del todo.

Las ausencias son dolorosas pero sobretodo son materialmente tristes, inmensas, a veces infinitas, están hechas de recuerdos y se reproducen en un estado gaseoso. Son como pompas de jabón que nadie puede romper y ocupan espacios en la memoria. Absolutamente eternos.

Esta Nochebuena, yo estaré llena de ausencias. El volumen de la ausencia de mi hermano que siempre me ayuda a trinchar la carne y descorcha el vino, como un ritual desde el principio, mi cuñada diciendo que todo está muy bueno y separando las ciruelas del asado. Raúl, mi sobrino, riéndose por enésima vez de los chistes que cuenta mi padre, su abuelo,  en complicidad con mi hijo… Cristian, mi otro sobrino poniendo la nota de ternura con su risa y su alegría….

El volumen de la ausencia del 25 de diciembre: ver a los dos vagos en la casa, mi sobrino y mi hijo, resacosos, dormitando ante el sofá, sobrevivientes como yo ante el café, peleándose por el mejor sitio del salón para tumbarse… Oír el timbre del teléfono de una  madre abuela que nos espera en la mesa con lo que sobró de la noche anterior (siempre hacemos de más para no cocinar al otro día)

Y otra vez los chistes, las risas de Cristian, el mal cuerpo de mi cuñada,  el abuelo contando batallitas, los dulces que nos  traen de fuera compartiendo el café y la resaca.

Hablar de la niñez, de las ausencias, de las ausencias definitivas. De los amigos, de los proyectos, de las ilusiones…

Esta Navidad no podrá ser.

Esta Navidad la ausencia de los míos llenará cada rincón de las esquinas de mi casa.

Y mañana me iré de cañas a mediodía, tengo la cena preparada ya, ceno con mis padres, pero me iré con mis amigos y amigas a festejar el 24 de mañana, defendiendo la alegría  recordando a Benedetti que tanto le gusta a Caberna y a mí “defender la alegría de las ausencias leves y las definitivas”. Y seguiré defendiendo la alegría en la Noche de Paz, porque aunque lejos seguimos vivos y nos seguimos queriendo.

Así que nuevamente a todos y a todas felicidad a pesar de las ausencias.

 

 

Anuncios

9 Responses to Ausencias

  1. laura dice:

    Entiendo perfectamente lo de las ausencias aunque prefiero no pensarlo. Mi madre y sus horas y horas en la cocina, mi hermano y sus abrazos de niño que de pronto se convirtieron en abrazos de hombre que hacen daño, mi hermana dando por saco con que a ella no le gusta la carne (es vegetariana), mi padre con su “¿y que vino quereis?”… ¿Tienes un hijo en edad de tener resaca? dios Africa pareces joven… No te ofendas. Las ausencias hay que pasarlas y mañana será un gran día.

  2. Danubio dice:

    África, bien.

  3. caberna dice:

    … más que auencias, África, yo diría que son “presencias ausentes” que te llenan cada rincón y que hace que los quieras aún más. Así, cuando los recuperes, la felicidad será mucho mayor. Tendremos que aprender también a ser felices en las ausencias más dolorosas.
    Gracias por la referencia al maestro Benedetti. Sigue defendiendo la alegría, como una antorcha encendida que no debes dejar que se apague.

    Un beso y feliz Nochebuena.
    Carlos.

  4. Milano dice:

    …supe que era la última cena de Navidad que pasaría con mi padre… ¡gilipollas de mí, no recuerdo la última conversación que mantuvimos! Tenía el rostro crispado, la químio le jodía las entrañas… no recuerdo de qué hablamos, África.

  5. Haizea Caballero dice:

    Mis ausencias son todas, hasta yo misma estoy ausente en mi mismidad (creo que lo citó Heidegger), en lo referente a las relaciones soy nihilista convulsa y me siento como una apatrida.
    Los volúmenes de los que hablas África, los de las ausencias, son tan grandes que marcan en tan poco tiempo una vida entera, aparentemente con una huella indeleble en el alma y una sensación de sujección infinita en el espacio y el tiempo, son las cosas que hay que intentar dejar en el camino del día a día, para vivir, pero es tan dificil.

  6. […] África hacia mención de ello en su blog citando al maestro Benedetti y a su maravilloso poema “Defensa de la alegría” y al que el grande entre los grandes Joan Manuel Serrat puso una música maravillosa como todas las suyas. […]

  7. Africa Puente Cristo dice:

    Laura, dentro de poco andarás con los tuyos en esa ciudad tan bonita que en Navidad ya te puedes morir de linda. No me ofendo, tengo un hijo de 20 años, lo tuve muy joven, pero soy mayor que tú, claro. Y mayor que el Asimétrico, pero soy joven, al menos me siento joven, y me gusta parecerte joven escribiendo.

    Caberna, ya sabes, nos hemos dicho todo en las entradas biyectivasde nuenstros blogs.

    Danubio, Felicidades de corazón.

    Milano, ya digo que hay ausencias definitivas, pero la vida sigue con sus pequeñas y grandes alegrías.

    Haiza, gracias por opinar en mi humilde blog provinciano, felicidades por el tuyo. Hay que seguir abriendo camino.

  8. Haizea Caballero dice:

    No creo que tu blog, sea ni provinciano ni humilde, creo que amen de tratar los asuntos desde una perspectiva que me encanta tienes la suerte de poder escribir desde una pequeña ciudad que te gusta,.Tus raices, supongo, están en cierta parte allí y eso te otorga patria y entorno para vivir, algo que yo no puedo decir de mi blog, ni de mi vida.

  9. Africa Puente Cristo dice:

    Muchas gracias Haiza por tus tiernas palabras y gracias también por enlazarme. Todos y todas tenemos raices, sólo hay que buscarlas. Es cierto que amo a mi ciudad, a pesar de sus carencias y sus contrastes, hay que haber nacido aqui para entenderlo.

    Gracias de verdad, tú tienes un blog muy ilustrado y muy feminista y a mi me gusta muchisimo tambien.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: