Vetusta

vetusta

Lilith y Olimpia, mis dos gatas, se han puesto a jugar trepando por las estanterías, son gatas ilustradas porque les entusiasma esconderse y escalar entre los libros. Quizás en otra vida fueron gatas de escayola que sujetaban los estantes…

El caso es que con tanto juego me han tirado a La Regenta”, la he encontrado allí en el suelo y he retrocedido quince  años atrás cuando su lectura me envolvió y me dió muchísimas claves para el camino

La novela habla de Vetusta, Oviedo, y recuerdo que mientras la leía pensaba en mi ciudad, en Ceuta.

Vetusta en una ciudad provinciana, clasista, donde la hipocresía de su clase dirigente va cortando las ansias de libertad de Ana Ozores, la protagonista. Ana intenta escapar de una ciudad que no la entiende, de la sociedad vetustiana anquilosada en prejuicios y tópicos del diecinueve. Pero poco a poco, aunque Ana persigue un sueño tras otro, un intento tras otro de encontrar su libertad y de vivir como marcan sus ideales al final la ciudad la va devorando hasta darle definitivamente la espalda.

Ana es un espíritu romántico en una sociedad materialista y vulgar, quiere ser escritora pero no la dejan porque eso en una mujer queda varonil, quiere ser madre pero la casan con un hombre que no le interesa la pasión y el abandono, busca la religiosidad y se ve envuelta en una historia de amor unilateral de un cura ambicioso, al final cae en las redes del más vulgar de todos: Álvaro Mesías, intentando encauzar la pasión que mueve su vida.

Es una novela del diecinueve, y hay que entender que en esa época, en pleno realismo literario  se llevaba el adulterio novelesco, recuerdo a Anna Karenina y a Emma Bovary, mujeres que se dejan llevar por la pasión para paliar el aburrimiento que marca sus vidas. En esa época siendo mujer no te dejaban hacer demasiadas cosas.

Al menos Clarín es más humano, o más español y no deja que su protagonista se suicide, como en el caso de las anteriores. A Ana le cierran la ventana del confesionario, Fermín de Paz, su confesor no le perdona que haya sido adultera con otro hombre que no fuera él.

La ciudad entera no la perdona, no la perdona que sea distinta y que no encaje en los roles marcados por la sociedad vetustiana, el adulterio o no, es lo de menos.

Siempre pensaré en Vetusta como Ceuta, casi dos siglos después sigue vigente.

Anuncios

7 Responses to Vetusta

  1. Sí… Ciudad pueblerina con ínfulas de cosmopolita… E incluso añadiría que la ciudad de las lenguas viperinas…

    ¡Arriba ése ánimo!

  2. Africa Puente Cristo dice:

    Gracias Mefis, da gusto que te entiendan, de verdad.

  3. antonio Fuentes dice:

    Ciudad que suele machacar a sus mejores hijos por el hecho de no ser “politicamente correcto”.
    Sólo hay que mirar a los dirigentes de distintos poderes locales. Todos, absolutamente todos, entran dentro de lo que algunos “desclasados” llamamos: obedientes con el poder.
    Si estas contenta contigo, es lo más importante.

  4. Rosi Sentís dice:

    Efectivamente, Africa, creo que Vetusta es bastante similar a Ceuta,pero no a la del siglo XIX , sino a la actual, esto se divisa con más claridad cuando vives fuera y vuelves unos dias

  5. Milano dice:

    …los viejos amigos que han “vuelto” coinciden. Cada vida es un escaparate y es difícil pasar desapercibido.

    Parece que hoy nos hemos acordado de nuestros migos más fieles, ¿verdad?

  6. caberna dice:

    Llego a este post un poco tarde esta noche, por distintos motivos. Pero aún llego a tiempo de montarme en el furgón de cola de los amigos que no abandonan a sus amigos.
    Me alegro de que hayas hecho esta literaria comparación entre Vetusta y nuestra Ceuta querida, no la del XIX como dice nuestra querida Rosi, sino la de ahora, la de siempre, la inmortal. Tú has dicho muchas veces la contradicción que envuelve a Ceuta, que nos envuelve a todos los ceutíes. Tenemos algo… inexplicable. Tendemos con frecuencia al “despelleje” del distinto, del que no sigue a la manada. Pero a veces ocurre, que el que va solo delante, mira hacia atrás y ve otra manada siguiéndole. Somos así, por eso debes seguir siendo TÚ y los demás ya te seguirán en su momento, cuando se convenzan que cada uno es cada uno, personal e intransferible como el DNI.

    Un abrazo y sigue, no te queda otra.

  7. Africa Puente Cristo dice:

    Antonio, Rosi, Milano, Caberna, gracias por entenderme y animarme. De verdad que me sois muy necesarios, gracias, siempre gracias por estar ahí.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: