“En la puta vida”

enlaputavida   Al final ésta ha sido la película, la verdad que me ha gustado, en cuanto a la denuncia que expone sobre la trata de blancas en España. Quizás yo la veo más propia del día contra la explotación sexual que para el día de la violencia de género.

 

 Pero siendo justa he de reconocer que la explotación sexual es una manera de realizar violencia con las mujeres.

 

Me ha gustado en sí, aunque reconozco que sigue siendo machista en su planteamiento, la protagonista busca siempre un hombre que la salve y al final no aprende a salvarse ella misma si no que se apoya en otro. Y la salva a través del amor romántico, lo cual es volver al complejo de Cenicienta.

 

El desenlace es demasiado rápido y fácil, precipitado en buscar un final feliz, quizás yo soy más creyente de Princesas que de esta película. Porque sé que en la parte más oscura del túnel no hay un guapo inspector que te ayude. Y cuando estás sola y abandonada no aparece el príncipe de los sueños. Ojalá.

 

La protagonista es preciosa, una muñeca morena delgada y de ojos negros, con la inocencia de la insensatez y la ilusión de la ignorancia.

 

Lo que me ha sorprendido que la directora sea una mujer, ese planteamiento machista de apoyarse siempre en un hombre que te salve es propio de un hombre. O de niñas criadas en cuentos infantiles.

 

Más tarde en la copa que han dado, porque lo han llamado “cine forum” pero no ha habido ningun diálogo después, un hombre me comentaba que la única manera que tenemos las mujeres de salir de la prostitución es encontrar a un hombre que nos salve. Ante lo cual he pedido otra copa de vino, estoy cansada de comentarios machistas. Ya ni discuto, porque es una manera de desgastarme y porque la película la había elegido él, me ha explicado que es reciente, y ahora mirando la ficha veo que es del 2001.Así que sobran comentarios.

 

No entiendo porqué es un hombre el que elige una película en una asociación de mujeres, aunque sé que en el momento que dimití de la Directiva no tengo por que plantearme nada. Pero me duele.

 

Me duele que se hayan olvidado de invitar a los políticos, porque si queremos reactivar conciencias habrá que hacerlo con ellos, me duele que el manifiesto que se ha leído sea el de Andalucía como si en la asociación no hubiera mujeres creadoras.

 

Me duele la poca ilusión que se respira.

 

Me duele profundamente que la asociación que creamos, que inventamos y que creció esté ahora en manos de hombres, que ni saben, ni entienden ni conocen.

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: