Levante, levante y levante

 

 

   Sigo sin teléfono, a la diez de la mañana vino el técnico de Telefónica para decirme que la avería estaba en la calle, y que la caja de cables del teléfono colgaba. No le dije nada porque  al fin y al cabo él no es responsable de lo que dicen  los contestadores de su empresa.

Cerró la tapa de los cables  y se fue. Como yo no recuperaba la línea  salí a la calle y habia desaparecido, eso si, me encontré a mis vecinos explicándome que no tenían teléfono y era por el levante. Nadie había llamado, por lo visto el levante es la excusa perfecta para todo. A mí me da igual cada dos horas llamo y dejo grabada mi queja al contestador de Telefónica. Menos mal, que tengo Internet, cosa que no entiendo pero no voy a discutir.

Salí a por el pan, y a por el tabaco, y ví dos árboles caídos en el barrio y un muro roto, es el levante pensé, claro que si el muro lo hubieran levantado en condiciones y no de cualquier manera no se habría caído y no habria tirado  los árboles.

 El día estaba denso y la gente decía que era el levante.

Recordé “Los aires difíciles” de Almudena Grandes, que hace un análisis magnífico desde la perspectiva de quién  se ha criado fuera de los vientos… En la panadería alguien decía que el pan estaba blandito por el levante, y una chica se lamentaba que su peinado no se mantenía por el levante.

Al llegar a casa de mis padres mi madre me contaba “con este levante la ropa no se seca y los huesos duelen”

Yo andaba de mal humor por Telefónica y me decían que era por el levante.

El levante ha hecho que un barco ande seis horas de travesía en lo que normalmente se tarda una y de cuento de terror por los vaivenes, ha sido el levante y no la mala gestión de un capitán,  de una naviera o de la Delegación del Gobierno (aislar a la ciudad en un puente es políticamente incorrecto)

El levante es la excusa perfecta. A mi no me gusta, no soy como mi amigo Caberna, soy más de ponientes, pero no dejo de sentir que el sello de ese viento está grabado en mí.

El levante hace que afloren las medusas en verano y no deja secar a los volaores en las almadraberas. Pero nos llena de sal y de humedad.

Y “una Feria sin levante no es una Feria”. Y el “temporal de San José, diez días antes o diez días después”

El levante es tan ceutí como su hermano contradictorio el poniente.

Y mi amigo Sevillano diciendo que era vendaval…

Anuncios

4 Responses to Levante, levante y levante

  1. caberna dice:

    Es cierto, África, la humedad del Levante lubrifica mi piel, laringe y fosas nasales; sin este aire me reseco por dentro y por fuera. Cuando paso una temporada en el interior, sin oler ni ver el mar… me ahogo. El viento de Terral malagueño me mata, parece que me falta el aire. Pero claro, comprendo que cuando el Levante te rodea, te oprime hasta límites como en Ceuta, pues acabas un poco hasta la coronilla del dichoso viento al que yo veo seguramente con demasiado romanticismo.

  2. caberna dice:

    Por cierto, esta foto de la playa de Juan XXIII con Levante es una maravilla. Es que se trata de la playa en la que me crié. Allí íbamos los niños a bañarnos en verano y a jugar en todas las épocas del año, casi todos los días. ¿Es tuya la foto? ¿La has recuperado de algún otro sitio? ¿No la tendrás en un formato mayor? Yo la he guardado pero resulta un poco pequeña. Te agradecería mucho que pudieras facilitarme el sitio donde rescatarla en mayor tamaño. De todas formas me ha encantado recordar cómo es mi playa cuando azota el Levante (aunque está muy cambiada por las obras del aparcamiento que hicieron), antes era más ancha y tenía más arena.
    Gracias y un beso.

  3. caballita dice:

    Africa,decirte que me sigue encantando lo que escribes…no conozco tu cara pero eres tan sencilla escribiendo que parece que te tengo delante y me lo estás contando…un beso!!! caberna…buscas fotos de Ceuta????? has entrado en ceuta.com y en ceutanostalgia?? hay muchas más que me extraña que no conozcas.

  4. […] Los que me leen saben que el viento es algo recurrente en este blog, que me emocioné con “Los aires difíciles” de Almudena Grandes porque me hizo entender cómo nos ven los que nunca han vivido a merced del viento, a parte de ser una de sus mejores novelas. […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: