Cafeterapia

cafe

Las cafeterapias sirven para que descubras que no estás sola. Al menos no sola del todo.

Es cierto que tienes familia, amigos y amigas, algún que otro enamorado y dos gatas que acompañan tu camino, un montón de conocidos y muchas tareas por realizar: cambiar el mundo, hacer feminismo, difundir las teorías socialistas… en fin trabajos o batallas  que me gustan, pero algunas  veces después de una dura jornada donde sabes que la gente te quiere, notas que no comparten  tus ideas. Y te aceptan por aquello del cariño. No importa, aprendes amar a la gente que no entiendes,  creo  que a mi se   me quiere de igual forma.

Pero las cafeterapias, que inventó la cum laude, sirven para que un grupo de raros tomemos café sintiéndonos entendidos, aunque se hable del tiempo, de lenguas, de viajes, de cambiar la dulce, pequeña y marinera ciudad… de buscar otros caminos que nos hagan más buenos…

Y ahí un grupo reducido: una doctora en hispánicas, un sociólogo, un asesor de un grupo parlamentario localista, un periodista leonés y yo ante el café,  el pan con tomate y aceite descubrimos que hay muchas más cosas que nos unen que las que nos separan. Las risas se confunden con el humo del pan caliente y nos sentimos cómodos sabiéndonos entendidos.

En las cafeterapias la ciudad de los contrastes se hace buena extendiendo su mano a sus hijos de nacimiento y de adopción: leonés, ceutíes  y sevillana, musulmanes, cristiana y ateos. Los abraza, los acuna, les tolera sus rebeldías y los comprende, porque ellos son como ella: distintos, contradictorios, marcados por vientos y culturas diferentes pero vivos y fuertes.

Dispuestos a sacar lo mejor de si mismos y de esta ciudad que los llena de vida.

 

 

 

 

8 respuestas a Cafeterapia

  1. Veronique dice:

    ¡Benditos raros!
    Nunca hubiera imaginado, hace un par de años, que en nuestra pequeña, dulce y cateta ciudad encontraría a gente tan maravillosa. Las hipotéticas firmas en contra de unas Jornadas me brindaron la oportunidad de conocer a un leonés que vale mucho más de lo que él cree y a un simpático crítico que se opone, por naturaleza, a casi todo. A Moha -cuyo corazón es tan grande como él- y a la socialista que abraza como nadie ya los conocía, aunque este incidente hizo que nos uniéramos aún más.
    Las cafeterapias me dan energía para la semana, para soportar los comentarios de los derrotistas, las críticas de los “caballas de toda la vida” que no mueven ni un dedo por cambiar la sociedad en la que viven y que sueñan con un pasado que supuestamente era mejor, las quejas de los que creen tener la solución a todos los problemas… Gracias a vosotros no me siento rara, porque confiamos en que llegue el día en que no distingamos entre “ellos” y “nosotros”, porque siempre parece que nos vimos ayer, porque reaviváis mi ilusión por seguir trabajando para que nadie se sienta distinto.
    Gracias, gracias, gracias.

  2. caberna dice:

    Amiga Veronique: “En todas partes cuecen habas” es un buen refrán castellano que estoy seguro conoces. Catetos hay por doquier, seguro que también en Sevilla. Sin embargo no podemos decir que una ciudad sea cateta. Hay, eso sí, actitudes de algunos ceutíes que pueden parecerte catetas, pero no por eso debemos generalizar y decir que Ceuta lo es.
    Sé lo que es vivir en Ceuta perfectamente, no en vano nací de cuatro generaciones de caballas y viví allí 28 años. A veces es duro, pero ya sabes aquello de “aquí cabemos todos o no cabe ni dios”.
    Un beso.

  3. Veronique dice:

    Querido Caberna:
    Evidentemente, en todas partes cuecen habas y soy la primera en usar el calificativo “cateta” para la ciudad en la que nací y me crié; lo hago porque, aun sabiendo que las generalizaciones son injustas, a una ciudad la define su gente y sus comportamientos.
    No me parece duro vivir aquí, es más, cuando salgo a la Península y me preguntan de dónde soy digo que de Ceuta (aunque sólo sea por el hecho de que aparezca un visitante caballa en algún museo de cualquier ciudad) y estoy muy orgullosa de ello.
    Me encanta Ceuta, mi ciudad, no te confundas.
    No he entendido muy bien eso de que o cabemos todos o no cabe ni Dios, aunque creo que alguna vez -cuando me he atrevido a criticar algún comportamiento o hecho que no me parecía adecuado- me han dicho: “esto es lo que hay. Si no te gusta, ya sabes” (¿te refieres a eso?).

    Un beso.

    • caberna dice:

      Me refería, amiga Veronique, a que hasta “los caballas de toda la vida” con sus comportamientos intransigentes deben tener cabida en una ciudad que -aunque a veces tenga muchos destellos racistas y hasta xenófobos- tiene un brillo muy especial que para sí quisieran otras muchas que a lo mejor se las dan de “especiales”. Y esos “caballas de toda la vida” tienen también derecho a no querer cambiar nada. ¿Por qué no? Cada uno es cada cada cual,¿no te parece?
      Pero vamos, mi respuesta a tu comentario iba por aquí: No hay ciudades catetas, hay gente cateta.
      Y ahora que lo pienso… Buen intercambio de ideas estamos haciendo en el blog de nuestra amiga África a quien espero no molestar, ni tampoco a ti, claro.
      Un beso.

  4. cielo dice:

    Hola que tal! soy nacida en ceuta y vivo aqui.
    Ante todo decir que el articulo cafeterapia me gusto.
    Estoy totalmente de acuerdo con Veronique en esto: a una ciudad la define su gente y sus comportamientos…
    y la verdad que con algunas personajillas hay que tener un cuidaoooo… has dado en clavo Veronique

  5. Africa Puente Cristo dice:

    A mi no me molestas nunca Caberna, a Vero sabe que la quiero y estais muy cerca el uno del otro, es más si anduvieras en Ceeuta te vendrías a las cafeterapias.

    Cielo, gracias por asomarte a esta tu casa

  6. Lupus dice:

    La intolerancia no tiene cabida en ningún lugar sano.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: